Con la participación de referentes gremiales de todo el país, se llevó adelante el Plenario de Secretarios Generales de la CTA de los Trabajadores. Se resolvió realizar una Jornada Nacional de Lucha y de Protesta para el 24 de febrero.

En la conferencia de prensa, que se efectuó en la carpa montada en Plaza de Mayo, el Secretario General de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, fue el principal orador: “es un orgullo estar acá nuevamente, con toda esta militancia, en esta carpa que ya es un emblema de la defensa de Milagro Sala, pero también de la defensa de la dignidad del pueblo jujeño y del pueblo argentino, que está de pie, que no se arrodilla, que no baja la cabeza y que va a seguir luchando hasta que Milagro Sala, presa política y rehén de la clase dominante, esté libre y junto con nosotros peleando día a día”.

“El 24 de febrero, la clase trabajadora, es decir, el movimiento sindical, las organizaciones sociales, los militantes barriales, los estudiantes, los pequeños productores agrarios, los campesinos y el pueblo en general, vamos a estar en pie de lucha. Vamos a llevar adelante en todo el país, una Jornada Nacional de Movilización y de Lucha contra los despidos de trabajadores estatales”, afirmó.

El titular de la CTA dijo que “en esa jornada volveremos a dejar en claro que no aceptamos techo para las paritarias, que tienen que ser libres ya que son el único instrumento que tiene la clase trabajadora para recuperar la pérdida salarial, que en estos tres meses diluyó lo que habíamos conseguido el año anterior. Reclamaremos también, apoyo y continuidad a la economía social. Soltarle la mano a la economía social, es otra forma de hacer un ajuste para arrodillarnos por el hambre. Este gobierno necesita disciplinar con la criminalización de la protesta social, con los despidos, pero también con el hambre. Ante eso no tengan dudas que como clase trabajadora vamos a defender lo que hemos construido. La clase trabajadora dice NO a la violencia institucional, No a las balas de goma contra los pibes y jóvenes, No a la violencia y a los atropellos. Queremos un país donde se respete la vida; donde se respete la infancia; donde se respete a los jóvenes. Queremos un país donde se respete a los que trabajan. Un país que siga creciendo de la mano del esfuerzo de los sectores populares, pero no para entregarle ese esfuerzo a los fondos buitre, al juez Griessa o al Fondo Monetario Internacional”.