En el marco de la política de ajuste que lleva adelante, la DGE pretende cerrar aulas, secciones, turnos y escuelas.
El SUTE ha venido denunciando y acompañando a los trabajadores y a la comunidades educativas en las diversas problemáticas que se han presentado.
En los últimos días, se conoció el caso de la Escuela Técnica Nº 4-110 “Nicolás Avellaneda”, de Palmira, ubicada en la triple frontera entre San Martin, Maipú y Junín. Esta unidad escolar, está en riesgo cierto de sufrir el CIERRE DE SECCIONES y está latente la
amenaza de CIERRE DEL TURNO NOCHE.
El Secretariado Seccional del SUTE San Martín, junto a integrantes del Secretariado Ejecutivo Provincial, han mantenido reuniones con directivos, profesores de taller y la comunidad educativa y han manifestado su más enérgico repudio a la iniciativa del gobierno escolar.
“La educación es un derecho y no un servicio como pretende este gobierno, por lo que si hay un solo estudiante, sujeto de derecho, que opte por educarse, allí debe estar presente el Estado, sostuvo Gustavo Bassín, Secretario General SUTE San Martín.
Egresados de la escuela, algunos de ellos hoy profesores, le recordaron al gobierno provincial que cuando se incendió la vieja escuela de Avenida Libertador, en 1981, fueron ellos los que aportaron dinero para la compra del terreno donde actualmente está emplazada la escuela. Además, armaron que desde siempre el TURNO NOCHE ha sido emblemático para la comunidad palmirense y sus alrededores.
Tanto los miembros de la COMUNIDAD EDUCATIVA, como el SUTE, armaron que lucharán para impedir el CIERRE DE CURSOS y eventualmente del TURNO, tal cual lo han hecho constar en las Actas de las reuniones pertinentes. Los estudiantes alzaron también su voz y están dispuestos a manifestar en la calle su REPUDIO a este CERCENAMIENTO DE SUS DERECHOS.
En tanto, los Miembros Sindicales de Junta Calicadora de Méritos de Educación Técnica y Trabajo expusieron en una nota, “la necesidad de preservar el turno completo de la Especialidad de Mecánica dado que ésta es la que dio inicio a dicha escuela desde su
fundación. Esta escuela técnica es, sin lugar a dudas, un ícono de la educación técnica de Mendoza”.
“Defendemos el derecho de los alumnos a una educación de calidad, a un espacio de contención social que signica el hecho de permanecer escolarizados, también, durante el horario nocturno.
Defendemos el derecho del Trabajador de la Educación en su espacio adquirido, en su entorno, para su ecaz desarrollo personal y profesional. REPUDIAMOS aprietes a Directivos para realizar informes que justiquen el cierre de dicho curso y acompañamos a padres y
alumnos en su lucha por mantener de pie esta institución con historia de ferrocarriles, de la industria química y de la alimentación”.