Hace pocos días, el Gobierno de Mendoza presentó el proyecto de ley de presupuesto 2017. Tras conocerse los detalles del plan de Alfredo Cornejo, miles de voces se alzaron en rechazo.
En declaraciones periodísticas, el Secretario General del SUTE, Adrián Mateluna, expresó que “el presupuesto provincial está armado para imponer otro aumento salarial a la baja y por decreto, ya que están calculando una inflación mentirosa de sólo 17%. Con esa excusa pretenden limitar el aumento salarial para 2017. En realidad no es nada nuevo. Ya nos mintieron este año, cuando impusieron un techo a la pauta salarial de 25%, basado en que la inflación no iba a pasar ese monto y que por el contrario, con el aumento los trabajadores íbamos a quedar por encima de la inflación. Sin embargo, en abril o mayo, a dos meses de que habían cerrado la paritaria por decreto, la suba de precios y el aumento del costo de vida habían superado olgadamente el incremento”.

Respecto de la pérdida del poder adquisitivo del salario de los trabajadores, Mateluna afirmó: “hoy se han perdido más 20 puntos del poder adquisitivo porque la inflación de este año va a estar entre el 40 y el 50%. Esto es muy grave, porque los Trabajadores de la Educación y sus familias no están llegando a fin de mes, los desocupados crecen, los cierres de negocios son cada vez más frecuentes y en función de esto tenemos una economía cada vez más golpeada. Estamos viendo como los chicos están volviendo a ir con hambre a las escuelas. Es muy grave lo que ha hecho este gobierno, que no ha querido escuchar a los trabajadores. Cuando en la paritaria de marzo nos opusimos a las miserables propuestas salariales que llevaban a la mesa, no era por capricho como quisieron hacerle creer a la sociedad. Hoy las pruebas están sobre la mesa. Desde el SUTE teníamos razón en rechazar las propuestas porque avisorábamos la tremenda inflación que se venía. Teníamos razón en rechazar el ítem aula, porque tal como lo afirmamos en marzo: discrimina, cercena derechos y hace que los docentes vayan a trabajar enfermos. Por eso, promediando el mes de octubre de 2016, tal como lo dijimos en marzo, estamos en condiciones de afirmar que el cálculo de la inflación que presenta el Gobierno de Mendoza en su proyecto de ley de presupuesto 2017, es mentiroso. Tiran 17% de inflación para el año que viene, para ponerle techo de 17% a los salarios”.

El Secretario General del SUTE, también agregó: “el gobierno parte de pauta inflacionaria mentirosa para luego seguir construyendo la mentira y sobre un presupuesto que no es real quiere montar una verdad que va a terminar perjudicando nuevamente a los trabajadores. Anuncian también que van a hacer una quita de impuestos a algunos sectores; quita de impuestos que implica sacarle a unos para darle a otros. Los trabajadores somos los que pagamos los platos rotos y los sectores concentrados de la economía y los amigos del gobierno, son los que se benefician. Algo muy típico de estos gobiernos. Se perjudica a los pequeños y medianos empresarios y a los trabajadores. Otra vez vienen por el salario de los trabajadores y trabajan para engrosar las cuentas bancarias de los que más tienen”.

El dirigente sindical, también habló de la subejecución presupuestaria como práctica de los gobiernos de turno: estos gobiernos anuncian un presupuesto para educación que después aplican parcialmente. En el último tiempo habíamos logrado ejecución del 6% del PBI para educación, lo que había redundado en mejoras para el sector. Sin embargo, este gobierno ha empezado el camino del retroceso y esto se manifiesta con el cierre de cursos, en escuelas sin los celadores suficientes, falta de formación para los trabajadores, suspensión del plan nacional de formación permanente, falta de inversión en infraestructura, suspensión del Conectar Igualdad. Todo esto tiene que ver con la idea del gobierno de ver a la educación como un gasto y no como una inversión, por lo tanto la tratan de achicar a la mínima expresión”.

En el cierre de la entrevista, Adrián Mateluna dejó un mensaje al Ejecutivo: “esta semana el gobierno trajo desde España a Miguel Ángel Santos Guerra -Doctor en Ciencias de la Educación y catedrático emérito de Didáctica y Organización Escolar en la Universidad de Málaga-, para disertar acerca de temas educativos. Fue su propio disertante, el que en medio de la charla con docentes y autoridades provinciales y departamentales, dijo: “si los salarios de los docentes son de mierda, la educación va a ser una mierda”. No lo trajo el SUTE, lo trajo el Gobierno. Desde el SUTE vamos a seguir exigiendo urgente convocatoria a paritarias para discutir un aumento salarial acorde a la situación económica de los trabajadores y para discutir cientos de ejes no salariales en pos de mejores condiciones salariales laborales y de vida para los trabajadores y en defensa de la escuela pública de Mendoza”.