Las soluciones a la grave situación edilicia que tiene la Escuela N° 1-385 “Guillermo Cano”, no llegan. El Gobierno Escolar sólo propone parches, que servirán de manera transitoria y para patear el problema hacia adelante.
En la pasada edición del Suplemento SUTE, contamos los inconvenientes de infraestructura que tiene esta primaria ubicada en Godoy Cruz 660, de Guaymallén, que comparte edificio con el Jardín de Infantes N° 0-048.
En los últimos días, colocaron una contención con placas de fenólico a dos metros de una pared de abobe trizada que une el jardín de infantes con el patio de la escuela. Esta medida es preventiva, ya que ese muro corre riesgo de derrumbe.
Siguen los problemas de agua en los baños, las mochilas de los sanitarios no se encuentran en condiciones adecuadas. La falta de mantenimiento de este establecimiento, de 77 años de antigüedad, ha derivado en un sinnúmero de inconvenientes.
Hay dos aulas que fueron inhabilitadas por Infraestructura, debido a que no están dadas las condiciones para ser utilizadas. Las filtraciones en los techos y el deterioro de estas salas son notorios. Es por eso que los alumnos de 4° y 5° grado, están tomando clases en el salón de música y en el de plástica.
También hay baldosas levantadas, lo que se convierte en un potencial peligro para alumnos y toda la comunidad educativa que asiste a la institución.
Hay tan sólo dos bebederos para la gran población estudiantil (550 alumnos en primaria y 115 en Jardín de Infantes), en necesario contar con más suministros de agua.
Cabe destacar, que desde el equipo directivo de la institución, junto con la supervisora y la inspectora regional, se realizaron los pasos pertinentes para que se solucionen los problemas. Es por eso que desde hace un largo tiempo enviaron notas (unas 20) y siguieron los requisitos protocolares establecidos. Sin embargo, las soluciones no aparecen.