En el marco del plan de lucha que los trabajadores argentinos siguen llevando adelante contra las políticas de ajuste, tanto del Gobierno Nacional, como de gobiernos provinciales como el de Mendoza, el pasado jueves se realizó un paro nacional convocado por la CGT y al que adhirieron las dos CTA, CTERA y por ende el SUTE.

La primera huelga general convocada por la CGT contra las políticas del macrismo se sintió muy fuerte. Desde la central sindical consideraron que la medida fue contundente y volvieron a reclamar diálogo y cambios en las políticas económicas de Macri. El Gobierno puso en acción el protocolo antipiquetes. Hubo represión y heridos.

La CGT realizó dos conferencias de prensa. Cuando se hizo la primera, la Gendarmería, bajo la conducción del Secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, ya había ordenado la represión a los piquetes que habían organizado partidos de izquierda y sindicatos. No hubo piedad con los manifestantes. Los palos, el agua y el gas pimienta lo distribuyeron sin distinción. La represión dejó heridos y detenidos.

Los dirigentes cegetistas conaron en que el gobierno reaccione y convoque a una mesa de diálogo pero advirtieron: “no como ocurrió antes donde sólo era para la foto, donde se rmaban actas que luego no se cumplían. Si no convocan, habrá medidas más contundentes porque hasta ahora las medidas del gobierno no fueron a favor de los trabajadores. Está claro que el gobierno benecia a un pequeño sector. Las políticas del gobierno bajan la producción nacional por la apertura de las importaciones y provocan la caída del salario. Eso ahuyenta las inversiones”.

En tanto, las dos CTA, coincidieron en calicar a la medida como “una jornada histórica”. Hugo Yasky,  Secretario General de la CTA de los Trabajadores, dijo que “hay un país que plebiscitó, con la adhesión al paro, las políticas de ajuste del gobierno de Macri, que dijo basta de ponerle techo a las paritarias, de aumentos salariales por debajo de la inación y de los numerosos despidos”. Micheli, en tanto, armó que “los trabajadores dieron una respuesta contundente frente a la profundización de las políticas económicas de ajuste de este gobierno y el único lugar que tuvo cero acatamiento al paro fue el ‘mini Davos’ de Macri”.

En tanto, desde Mendoza, Liliana Chaves, Secretaria Gremial del SUTE, armó que “los trabajadores, unidos, seguiremos luchando contra las políticas de ajuste de Macri y Cornejo. En el caso de los Trabajadores de la Educación, durante todo el mes de marzo, hemos venido realizando un sinnúmero de acciones, que implicaron paros, movilizaciones, la multitudinaria Marcha Federal Educativa, actos y asambleas escolares, a los nes de hacer que se respeten los derechos conquistados por los trabajadores, repudiar el autoritarismo del Gobierno Provincial y exigir salario digno acordado en paritarias y no un aumento insuciente impuesto por decreto -como nalmente sucedió-. Hemos denunciado, una y otra vez, que tanto el Gobierno Nacional,
como el Gobierno Provincial, han demostrado claramente que su política es el ajuste, que se especializan en atentar contra los derechos de los trabajadores, que son partidarios del autoritarismo en contraposición al diálogo, que su forma de imponerse implica: maltrato, persecución, difamación y falta de respeto a los trabajadores y al pueblo. Y contra todo eso seguiremos luchando. Porque una de nuestras más importantes banderas es la dignidad como trabajadores y la defensa de la patria y la educación pública”.