4S: En las calles y en unidad contra el ajuste y la persecución


El 4S fue un gran día de lucha: trabajadores/as de la educación y miles de compañeros/as de los movimientos sociales nos movilizamos juntos/as.

Por la mañana concentramos en el nudo vial de ingreso a Ciudad para luego marchar hacia Casa de Gobierno. Allí, el SUTE presentó ante al gobierno un conjunto de demandas no salariales, así como también la exigencia de recomposición por la devaluación de los salarios.

Más tarde, nos trasladamos al Palacio de Justicia para acompañar la audiencia judicial de Alejandra Castelli, Martín Dalmau y Pablo Massutti. Allí presentamos nuevamente el pedido de sobreseimiento de los/as imputados/as. Sabemos de luchar no es delito, que defender nuestro salario y las condiciones de trabajo y de enseñanza es justo, es noble y es un derecho que ni el más autoritario de los gobiernos nos podrá arrebatar. La audiencia pasó a cuarto intermedio, por lo cual la pelea sigue.

Además, durante la jornada el SUTE anunció el paro nacional de CTERA y el repudio a la represión que sufrieron los/as compañeros/as estatales de Chubut durante la madrugada. Mañana, jueves 5, a las 18hs. paramos y nos concentramos en solidaridad con su lucha y por todas nuestras demandas.

La unidad construye las victorias

La clave de esta jornada fue la unidad entre las compañeras de los barrios que participan de los movimientos sociales y los/as trabajadores/as de la educación. Marchamos juntos/as porque todos/as somos trabajadores/as y porque todos/as sufrimos las políticas de ajuste. Porque la realidad de los barrios populares es la misma que la del sistema educativo: son los/as hijos/as de esas compañeras los/as llegan cada día con hambre a las escuelas; son sus hijos/as –nuestros/as alumnos/as- a quienes el gobierno les quitó la leche de la merienda y descuidó sus escuelas. Son, también, esas madres las que con bronca y valentía se suman sin dudar a la pelea cuando reclamamos por las escuelas en mal estado.

En resumen, son nuestra comunidad educativa y es con quienes tenemos la tarea de estrechar más y mejores lazos. Porque con hambre no se puede aprender; con ajuste y presupuesto educativo de miseria no se puede vivir ni enseñar. Y porque todas las luchas son la misma lucha.

Previous Paro nacional y concentración: todos/as somos Chubut
Next Jornada sobre violencia y acoso en el mundo del trabajo