8 de marzo: Jornada de lucha, huelga de Mujeres


¿Qué conmemoramos?

El 8 de marzo se conmemora la jornada internacional de lucha incesante de las mujeres por sus derechos y participación en la sociedad en igualdad de condiciones con los varones. El 8 de marzo de 1908, nuestra historia sindical y nuestra historia como trabajadores/as se vio marcada por la muerte de 129 mujeres en un incendio en la fábrica textil Cotton, de Nueva York, Estados Unidos, luego de que haber realizado una en su lugar de trabajo.

¿Que exigían?

Reducción de jornada laboral un salario igual al que percibían los varones  mejorar las malas condiciones de trabajo . El dueño de la fábrica ordenó cerrar las puertas del edificio para que las mujeres desistieran y abandonaran el lugar. Sin embargo, el resultado fue la muerte de las obreras que se encontraban en el interior de la fábrica. El uno de mayo de ese año las mujeres exigieron que se declarase una jornada en conmemoración de las trabajadoras asesinadas en la fabrica textil. Un año después, en 1910, durante la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, en Copenhague se desarrollaron debates sobre el sufragio universal para todas las mujeres, y por moción Clara Zetkin, se proclamó oficialmente el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en homenaje a las mártires de Cotton de 1908. En 1977, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebra oficialmente el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer.

SUTE: Sindicato de Trabajadoras

Somos un gremio que representa al sector de trabajadores/as de la educación, el cual el 80% son mujeres, todas diversas. Algunas en su mayoría somos sostén de hogar,  otras seguimos estudiando, muchas con doble cargo o 36 horas. Nos vemos cotidianamente atacadas no sólo por las desigualdades por ser mujeres, sino que además sufrimos constantemente el ataque del gobierno en todas sus formas: Ítem Aula, salarios a la baja, presiones de todo tipo y descalificaciones. Además de nuestros derechos como trabajadoras, nos vemos afectadas por la desidia de los gobiernos de Macri y Cornejo en nuestro acceso a derechos específicos de las mujeres: la falta de presupuesto para la aplicación de leyes para la prevención, sanción y erradicación de la violencia de género hacia las mujeres, que convierte esta situación endémica de 1 mujer muerta cada 20 horas en una situación de emergencia.

Muchas de nuestras compañeras se acercan al sindicato para resolver diversas situaciones de violencia: doméstica e institucional, física, psicológica, laboral. A través de las consejerías podemos escucharlas y acompañarlas. Pero nos resulta imperioso, como sindicato exigirle al gobierno la inmediata reglamentación de la ley 8806, sancionada en 2015, que debiera dar el marco para que se resuelva inmediatamente la situación de una mujer que se encuentra en situación de violencia. La burocracia administrativa de la DGE, con una falta total de perspectiva de género, produce y reproduce la violencia y la revictimización de las mujeres.

Mientras, desde la DGE se imponen Jornadas para tratar el tema de la violencia de género y los derechos de las mujeres, hechos que son una total hipocresía porque a la hora de tener que resolver la situación emergente, no se activan las herramientas necesarias. Falta capacitación, falta trabajar criterios desde una perspectiva de género en lo administrativo y legal/disciplinar. La Ley 26.485 no se conoce y no se difunde en las escuelas. Muchos directivos y superiores desconocen la legislación u obedecen sin crítica órdenes que vulneran derechos.

Para terminar con la violencia y abordar los casos, hace falta que el Estado se haga cargo. Que se destinen todos los fondos y materiales necesarios para afrontar las situaciones, que se capacite, que se informe y que se disponga, de una vez, respetar el derecho de las mujeres trabajadoras, a ser cuidadas, a ser escuchadas, a que se disponga -en caso de ser necesario, tal como indica el artículo 50/12 de la 5811- que las compañeras en situación de violencia de género no tengan que rogar por un traslado o permuta  y que se otorguen en forma inmediata y prioritaria; que se reglamente la ley 8806, para que no tengamos que salir a pelear caso por caso; que se incorpore la Ley 26485 en las actuaciones de las juntas y en toda actuación administrativa.

El trabajo de cuidado es trabajo no remunerado“El trabajo de las mujeres sostiene el mundo”, “Lo que algunos llaman amor, es trabajo no remunerado”: dos frases que condensan distintas realidades a las que estamos sujetas las mujeres. Nuestro trabajo, no sólo el asalariado, sino el doméstico, el de cuidado y reproducción (lavar, planchar, cocinar, cuidar a los/las hijos/as o a los/as madres y padres, ordenar la casa, limpiar, etc) son lo que sostiene a todas las personas en el mundo, nada puede ocurrir sin ese trabajo. Y no sólo nos motiva el amor para hacerlo, lo hacemos por amor, muchas veces, pero la mayoría de las veces lo hacemos porque nos toca, porque es así, por mandato o porque no queda otra. Ese trabajo no es remunerado.

Las tareas del hogar, el trabajo reproductivo no remunerado, recae en su mayoría sobre las mujeres. Según la encuesta de uso del tiempo realizada por el INDEC en 2013, las mujeres hacen el doble del trabajo no remunerado de cuidado que los varones, dedicándoles en promedio 6,4 horas diarias a las actividades domésticas, mientras que los hombres destinan sólo 3,4 horas.  De esta forma nos vemos atravesadas por la sobreexplotación que significa trabajar formalmente y seguir trabajando en nuestras casas.

Las trabajadoras de la educación, celadoras y docentes estamos sujetas a distintos trabajos, pensemos lo que hacemos diariamente, los múltiples trabajos a los que nos sometemos y no es suficiente muchas veces para llegar a fin de mes. Por ello el 8 de marzo, sostenemos que debemos parar no sólo en nuestros trabajos formales, no sólo a la matriz que nos oprime como clase trabajadora (salarios indignos, pésimas condiciones de trabajo, etc), sino también es una huelga, a la matriz cultural que permite las desigualdades de género: violencias múltiples a las mujeres, incumplimiento de derechos, desigualdades entre varones y mujeres.

 

8M: EL SUTE LLAMA A PARO Y MOVILIZACIÓN

¡Nos convocamos en San Martín y José Vicente Zapata, el 8 de marzo a las 18 hs.

¡Exigimos la aplicación efectiva de la ESI en las escuelas!

¡Exigimos la reglamentación de la ley de violencia de género!

¡Exigimos trabajo, salario digno, una vida libre de violencia para todas las trabajadoras!

¡En las escuelas no estamos solas, estamos organizadas!

Previous 6M: Luchamos en la calle por la reapertura de la paritaria nacional
Next 8M: SUTE se sumó a la “Vía Violeta”