El miércoles 19 de julio se cumplieron dos años de la desaparición de Gisela Gutiérrez de 24 años, residente del barrio La Favorita de Ciudad. La última vez que fue vista la joven se encontraba embarazada. Hasta el momento sus familiares desconocen su paradero y no tienen respuesta ni algún indicio de qué pudo haber pasado con ella.

Por este tema se convocó a una una jornada en la Unión Vecinal del barrio La Favorita que se realizará desde el sábado 22 de julio desde las 10, y contará con la adhesión de la Prosecretaría de Derechos Humanos y Género del Secretariado Ejecutivo Provincial electo del SUTE.

Familiares de Gisela y organizaciones de mujeres que acompañan su búsqueda, elaboraron el siguiente comunicado pidiendo por la aparición de la joven:

“El 19 de julio se cumplen dos años de la desaparición de Gisela Gutiérrez, hermana, hija, madre, amiga, vecina del barrio La Favorita. Gisela fue vista por última vez en el 2015, y desde entonces, no tenemos novedades sobre su desaparición. El estado provincial y el nacional no han dado ningún tipo de respuesta. Con muchas fallas en la investigación y ausencias en el acompañamiento a los familiares directos de Gisela que sufren día a día su ausencia, nos encontramos una vez más para exigir justicia real y efectiva.

Nos encontramos por Gisela, pero también por Soledad Olivera, por Johana Chacón y por todas las mujeres desaparecidas, asesinadas y maltratadas en nuestra provincia, que han sido víctimas de la violencia machista y patriarcal, por parte de las personas que decidieron sus destinos, pero también de violencia institucional, por no haber sido buscadas en forma urgente por la justicia al momento de su desaparición y por no efectuarse a tiempo las medidas acertadas para proteger su vida e integridad.

Hacemos responsable al Estado y sus instituciones por la vida de estas mujeres. La violencia hacia las mujeres es una violación a los derechos humanos y las vulneraciones de los mismos son responsabilidad del Estado, quien tiene la obligación de reparar y de hacer cesar las consecuencias de dicha violación. La reparación por violaciones de los derechos humanos tiene el propósito de aliviar el sufrimiento de las víctimas y hacer justicia. Para lograr una vida libre de toda violencia el estado debe intervenir activamente, brindar soluciones integrales, constantes y enmarcadas dentro de políticas con perspectivas de género.

Considerando la falta de una política de Estado clara, sostenida y comprometida, tanto respecto a la búsqueda de las mujeres desaparecidas, como para con las familias de las mujeres desaparecidas en democracia desde hace ya 6 años, seguimos luchando”.

Familiares de Gisela Gutiérrez-Alta Llama-Feministas de Barrio (organización de mujeres del Barrio La Favorita)