Asamblea de Trabajadores/as de la modalidad Contexto de Encierro


En respuesta a las acusaciones realizadas por autoridades de la DGE, las y los docentes en contexto de encierro reivindicamos la tarea de nuestros compañeras/os y el derecho a la educación de nuestras y nuestros estudiantes.

Cuando parecía que el conflicto terminaba, que habíamos logrado que nos escuchen, que podíamos volver a nuestra tarea y, lo más importante, empezar a ocuparnos de muchas otras vulneraciones de derechos que sufrimos tanto docentes como estudiantes, dentro de la modalidad, sufrimos un feroz ataque mediático por parte de autoridades de la DGE que salieron una vez más a deslegitimar nuestra tarea y nuestro rol como trabajadoras y trabajadores de la educación.

Tanto el gobierno nacional, como el provincial se han dedicado a imponer rótulos y etiquetas peyorativas, a través de los medios masivos de comunicación, que a la larga terminan propiciando o facilitando el consenso para la vulneración de nuestros derechos como trabajadora y trabajador. Nos pueden reemplazar con voluntarios, nos pueden reprimir, nos pueden dar aumentos miserables, nos pueden culpar de la baja calidad de los aprendizajes y hasta obligarnos a ir a trabajar enfermos para no perder el extorsivo ítem aula.

Ahora nos tocó a los y las docentes de la Modalidad de contexto de encierro, por haber cometido el gran delito de reclamar por condiciones de trabajo dignas y seguras. Ante el reclamo justo, la respuesta es la difamación, descontextualizada e intencional mediante una operación mediática de este gobierno, que sintoniza estas estrategias con el gobierno nacional, e intenta disciplinarnos mediante el escrache.

Es difícil a veces explicar a alguien que no trabaja en una escuela que está adentro de la cárcel, que nosotros y nosotras seguimos siendo las mismas personas, que vamos a enseñar y aprender, que llevamos nuestros útiles y un montón de cosas más porque a las escuelas les falta de todo, que llevamos cosas personales porque venimos de un trabajo y pasaremos a otro y sobretodo que intentamos que la escuela no sea lo mismo que la cárcel.

En fin, la cuestión es que una vez más nos encontramos teniendo que defendernos de acusaciones injustas e inexactas y no pudiendo hablar de lo que realmente importa, del derecho a la educación y de las condiciones necesarias para efectivizarlo.

La Ley Nacional de Educación garantiza el derecho de las personas privadas de la libertad a acceder a  la educación y somos los y las docentes quienes garantizamos a través del ejercicio de nuestro trabajo este derecho constitucional de nuestros y nuestras estudiantes. Es por esto, que a pesar de las acusaciones, de los conflictos y de la falta de escucha continuamos brindando el servicio educativo, a pesar de que el Estado no sólo criminaliza la pobreza y justifica el encierro sino que intenta desgastar el compromiso y la lucha de maestrxs y profesorxs por garantizar la presencia de lxs estudiantes en las aulas.

Asamblea de Docentes de la Modalidad de Contexto de Encierro

Secretariado Ejecutivo Provincial SUTE

Previous "Si no hay paritarias, habrá conflicto"
Next Reunión de representantes de Educación en Contexto de Encierro