Diez años del asesinato de Carlos Fuentealba


Este martes 4 de abril se cumplieron 10 años del asesinato de Carlos Fuentealba, docente sureño que fue ultimado de un disparo en las rutas 22 y 237 de Neuquén, mientras participaba de una medida de fuerza propuesta por ATEN.

Fuentealba, que tenia 41 años, fue fusilado a quemarropa por el cabo primero José Darío Poblete. El proyectil atravesó la luneta del auto en el que se encontraba y le produjo un traumatismo craneoencefálico grave. Debido a las heridas sufridas perdió su vida al día siguiente, en el hospital regional Castro Rendón.

Además de ser un trabajador de la educación, era un militante sindical. Se recibió en el 2004 y antes de eso trabajó en la construcción, en un supermercado, en una fábrica juguera y en el correo. Era técnico químico y era docente del CPEM N° 69 del barrio Cuenca XV.

Aquel 4 de abril de 2007, en el marco de una huelga de ATEN, gremio de base de CTERA, se decidió hacer un corte de la ruta 22 a la altura de Arroyito, cerca de la localidad de Senillosa.

Ese día la policía recibió la orden del por entonces Gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch (MPN), de impedir que los manifestantes cortaran ese tramo de la ruta.

Precisamente, antes de que se efectivizara esa medida, los Trabajadores de la Educación fueron desalojados con balas de goma, gases lacrimógenos, bombas de pintura y un carro hidrante, en dos ocasiones.

Fuentealba estaba en el asiento trasero de un auto Fiat 147 que se retiraba del lugar, cuando el cabo Poblete disparó una granada de gas lacrimógeno hacia el auto a dos metros de distancia.

La muerte de este trabajador de la educación causó conmoción y repudio generalizado, no sólo de la comunidad educativa, sino que del resto de toda la sociedad.

A 10 años de su muerte, Carlos Fuentealba sigue marcando el camino de la lucha a los Trabajadores de la Educación de la República Argentina.

 

Previous Suplemento 294
Next Homenaje a 10 años del asesinato de Carlos Fuentealba