El gobierno no escucha los reclamos de los IES: la lucha sigue


Estudiantes y trabajadores/as de la educación junto con el SUTE volvieron a expresar su rechazo al cierre de tres carreras en el ISTEEC y pidieron la derogación de las resoluciones 3322 y 272. 

El miércoles 02/01 se realizó una audiencia programada con la Coordinación de  Educacion Superior. La Coordinadora de Educación Superior, Emma Cunietti, acompañada por el asesor jurídico de la DGE, se mantuvo firme en su postura y argumentó que el cierre de carreras en el ISTEEC se debía a su baja matrícula y que su reubicación en el Normal 9-002 mejoraría las posibilidades de alcanzar la matrícula de 25 estudiantes que ella misma ha fijado como la mínima necesaria para autorizar la apertura de nuevas cohortes.

Profesores/as y delegados/as presentes del ISTEEC refutaron tanto esta como otras afirmaciones de la funcionaria, sosteniendo que el derecho de las y los estudiantes a ingresar, permanecer y egresar de la educación superior no puede estar atado a criterios mercantilistas de oferta y demanda.

Mientras que el asesor letrado de la DGE negó que el cierre de carreras sea una cuestión política y manifestó que son decisiones administrativas legales enmarcadas en el decreto 530. Desde el SUTE, sostenemos y denunciamos que se trata efectivamente de una política autoritaria y de ajuste sobre el nivel superior, que flexibiliza laboralmente a los y las docentes y sume en la incertidumbre a los/as estudiantes -en su mayoría, mujeres, madres y trabajadoras/es-  y lesiona su derecho a elegir la carrera que quieren estudiar, en el lugar y horario que les resulta más conveniente. Todo esto, enmarcado en un contexto de acuerdos con el FMI y de sus consiguientes reformas en el sistema educativo a medida de sus requerimientos, basadas en el ajuste y la precarización laboral y del conocimiento.

La decisión de la DGE es completamente antidemocrática: los decretos y resoluciones inconsultas, a espaldas a  la comunidad educativa y en el medio de las fiestas de fin de años son la prueba evidente de esto.

Asimismo, cabe recordar que  los Consejos Directivos de los dos institutos involucrados (ISTEEC y Normal), atendiendo a su autonomía institucional, se expidieron rechazando el proceso de cierre y relocalización de carreras.

Repudiamos la falta de voluntad de diálogo y búsqueda de consenso, evidenciadas en el planteo de los funcionarios de que quien no esté de acuerdo con las nuevas resoluciones no tiene otra opción que recurrir a la justicia, o entrar en el ámbito de la “desobediencia”.  Estas declaraciones intentan amedrentar a la comunidad, cerniendo el fantasma amenazante de  nuevas imputaciones por desobediencia, como ya hicieron con otros tres docentes del Normal 9-002 en el medio de las protestas contra el Decreto 530. Tampoco es democracia impedir cualquier expresión de disenso.

Frente a la negativa del gobierno escolar de revisar la medida y discutirla con la comunidad educativa, la reunión finalizó sin un acuerdo y se espera que el gobierno en pocos días de una respuesta nada satisfactoria  por lo que nuevas acciones gremiales serán debatidas en los IES  y llevadas a cabo para resistir el ajuste del sector.

Rechazamos el ajuste en Nivel Superior y exigimos la derogación del Decreto 530 y las resoluciones que emanan de este

«Relocalización», «matrícula mínima» y «carreras prioritarias» son eufemismos para no hablar de la verdad: son cierres de carreras.

Comisión de Nivel Superior – SUTE

 

 

Previous Ajuste en Coros y Orquestas de nuestras escuelas
Next Docentes de Coros y Orquestas reclamaron junto con el SUTE