Elecciones de Juntas: llamado a la unidad para enfrentar al gobierno


En muy poco tiempo, las y los trabajadores  de la educación tendremos una batalla clave en la defensa de derechos históricos: las elecciones de las juntas calificadoras y de disciplina. ¿Por qué es tan trascedente y cuál debe ser la política del sindicato al respecto?

Primero, por el papel de las juntas para garantizar o resistir las reformas educativas, el ajuste y la precariedad. Por ejemplo, en las juntas de Secundaria se arrastra una demora de varios años en la emisión de bono de puntaje por entera responsabilidad de la mayoría automática del gobierno que incluye a la lista “independiente” como su aliada. Con esto, se ha garantizado la precariedad e inestabilidad de miles de suplentes y la imposibilidad de acrecentar a titulares. Esto contrasta con la mayoría sindical en primaria, que ayer permitió frenar la vergüenza institucional que protagonizó una senadora. De la mano de estas mayorías del gobierno en la mayoría de las Juntas, se modifican incumbencias a la baja y se valida los vaciamientos curriculares en todas las modalidades, como se viene intentando en Educación Técnica, por ejemplo.

Segundo, porque estas elecciones llegan con dos años de retraso, ya que se deberían haber realizado en 2016. Esta conducción logró arrancar el compromiso de que se hagan las elecciones, pero en el medio el gobierno desplegó una ofensiva para avasallar las juntas, desconociendo las competencias acordadas en paritaria de 2009, alegando una homologación defectuosa del anterior gobierno y la anterior conducción del SUTE. Es decir, lo que se quiere hacer es eliminar las juntas o volverlas testimoniales, como se hizo en CABA hace unos años.

A su vez, la quita de competencias a las Juntas de Disciplina concentra todo el poder disciplinario en el Director General de Escuelas, permitiendo bajas y persecución de todo tipo. Estas modificaciones van en paralelo a la modificación del Estatuto del Empleado Público. Es la suma del poder público en manos del poder ejecutivo para cesantear discrecionalmente.

En estas elecciones, entonces, no se juega solamente la composición de las Juntas: se decide si se allana o no el camino al gobierno para mantenernos de suplentes eternamente, para vaciar curricularmente a laescuela pública y para que puedan dar de baja y perseguir políticamente.

El gobierno quiere Juntas débiles o completamente serviles. Nosotras/os queremos Juntas que garanticen la transparencia en el acceso, permanencia y la carrera de las y los trabajadores de la educación. Sin privilegios, sin dilaciones. En defensa de la educación pública y los derechos laborales.

Frente a esto, el FURS, conducción del SUTE, plantea públicamente una propuesta de unidad impostergable al conjunto de los espacios con representación sindical obtenida legítimamente en elecciones internas. Y a quienes estén dispuestos a sumar a esta batalla. Llamamos a dar ejemplo de madurez política frente a lo que está ocurriendo y concretar, en los plenarios del 18 y 19 próximos, una gran lista de unidad del SUTE para resistir y conquistar nuevas posiciones.

Esa lista deberá tener un programa claro al que las y los miembros electos deberán responder siempre ante el plenario que los elegirá. Sólo con eso, estaremos profundizando la democratización del sindicato, al hacer esta lista en plenario, en base a acuerdos políticos públicos y siempre bajo el control de la propia democracia sindical.Sería un gran ejemplo al conjunto de las y los trabajadores que podamos dar esta muestra de comprensión de lo que ocurre en nuestra provincia y en el país, por encima de cualquier internismo.

En este sentido, esta conducción ya ha planteado, tanto en plenarios como en Consejo de Secretarios Generales, la propuesta de conformación de lista unitaria y de elección de las/os propias/os miembros sindicales en plenarios. Algo que no se hace en el SUTE desde 1999. También proponemos que dichas listas se conformen siguiendo criterio de paridad de género, que sea de carácter excluyente para integrarla no tener antecedentes o denuncias en curso por violencia de género y que cobren lo mismo que en la escuela para que no se alejen de la realidad de sus compañeras/os, siguiendo el ejemplo del Secretariado Provincial y departamentales.

Llamamos a las restantes listas del SUTE con representación sindical, Azul-Naranja y Celeste, a tener todas las discusiones necesarias para lograr este objetivo.

 

SECRETARIADO EJECUTIVO SUTE

Previous Tenemos que estar todas: exigimos liberación horaria con goce de haberes para que ninguna mujer se pierda el ENM
Next Ya se están anunciando los primeros cierres de carreras de Nivel Superior en Mendoza: