Graves pérdidas de gas ponen en riego a la comunidad de la Escuela 1-450 “Ana María Steindl”, de El Algarrobo de Tunuyán


Los padres decidieron no enviar sus hijos/as a la escuela hasta tanto se solucione el problema. SUTE acompañó el reclamo y logró el compromiso por parte de las autoridades de la DGE.

La medida de la comunidad y el SUTE finalmente forzó la presencia de las autoridades de la DGE: Silvia Cornejo, Delegada Regional ; Gustavo Capone, Subsecretario de Educación y de la Supervisora Susana Rugiero.

Desde finales de Junio, la dirección de la escuela viene realizando los reclamos pertinentes a infraestructura. Por el olor intolerable de las emanaciones del fluido se suspendieron las clases los días 5 y 6 de julio. A pesar que infraestructura hizo algunas reparaciones durante el receso, a la vuelta a clases persistía el olor y tuvieron que cerrar el curso más afectado y trabajar amontonados en las sala de informática.

Hartos de la situación y viendo que los/as alumnos/as se empezaron a descomponer, los padres, en asamblea, decidieron no enviar sus hijos/as a la escuela. Durante el transcurso de la jornada las autoridades de la DGE llegaron junto a los gasistas de infraestructura para -según testimonios de una docente- “constatar la veracidad de los reclamos”.

Los miembros del SUTE interpelaron a los mismos para que además se solucionen otras problemáticas tales como:

  • Problemas de electricidad
  • Aulas superpobladas con alumnos integrados y con falta de espacio -casi 30 alumnos con 2 niños integrados –
  • Falta de sillas y mobiliario en mal estado.
  • Recorte del transporte indispensable en las escuelas rurales.

Desde el SUTE seguiremos en alerta y en lucha exigiendo junto a cada comunidad #MásParaEducación. Para que las escuelas estén en condiciones y para que el Gobierno garantice el acceso y el Derecho a la Educación.

Secretariado Ejecutivo Provincial SUTE

 

Previous Semana Mundial de la Lactancia
Next Mendoza: La Justicia Federal falla a favor de Cornejo y contra los trabajadores