«Hay que poner como norte estratégico poder vivir de un cargo o de 18 horas cátedra».


Entrevista realizada al Secretario General del SUTE, Sebastián Henríquez, en LV 10 Radio de Cuyo, 13 de agosto de 2018

Algunos momentos destacados:

«En la docencia nadie puede vivir de un cargo o de 18 horas cátedra. Los trabajadores están obligados al doble cargo o a tratar de llegar a las 36 horas cátedra. Ni hablar de los celadores que ganan 8 o 9 mil pesos y que algunos tienen hasta tres trabajos en el día para poder vivir».

«Hoy un profesor que recién se inicia y que logra tomar 36 horas, alcanza un salario de 15.500 pesos y ese es el máximo. El tema es que ese profesor o profesora trabajando 10 años de esa manera, sufre un inexorable deterioro de su salud -no hay cuerdas vocales que resistan, por ejemplo, o surgen indefectiblemente problemas de estrés, agotamiento, etc.-Entonces, la situación obliga a trabajar el máximo, lo cual no alcanza porque no se llega a cubrir el costo de la canasta básica y encima con el paso del tiempo, se produce un inexorable deterioro físico que obliga al trabajador/a a pedir licencia y todo ello en detrimento de la calidad educativa».

«Por ejemplo, 36 horas cátedras son 5 o 6 escuelas para poder vivir. Es todo el día en la escuela y el resto trabajando en tu casa. Si te ponen reunión de personal los sábados, te lo convierten en un día laboral más. En el medio, corregir, planificar, evaluar, cargar las nota en el GEM, los problemas que detectas en el aula… es como si estuviéramos volviendo a principios de la Revolución Industrial: nos falta dormir en la escuela (…) sólo nos falta llevarnos el control biométrico a la casa…»

«En Mendoza, se ha destruido la escala de antigüedad, por ello no impacta en el salario con el paso del tiempo. La antigüedad sólo para comerse un ítem que tenemos en el salario y que se llama Clausula de Garantía».

«Mendoza es una de las pocas provincias que en el campo de la docencia paga un salario cercano al mínimo vital y móvil, es decir, paga el salario más bajo posible».

«En Mendoza, hay que poner como norte estratégico, que los docentes y celadores puedan vivir de un cargo o de 18 horas cátedra. Poder vivir de un cargo y 18 horas cátedra, implica tener tiempo para, capacitación, perfeccionamiento, para pensar las clases, para ponderar lo que se está haciendo, etc.; así como está ahora la situación es imposible obtener calidad educativa».

«La beca estímulo que puso el gobierno fracasó, porque los docentes para ganar un poco más de plata tenían que resignar el poco tiempo que les quedaba para descansar y para estar con sus familias. Además, la beca estaba prevista sólo para 15 mil docentes sobre un universo de 50 mil. Eso, porque dejaban fuera a trabajadores de muchos niveles y modalidades».

 

 

Previous Comenzó la formación de delegados/as: condiciones de trabajo y acciones a seguir
Next A los 30 años de creación de SEOS queremos recuperar y visibilizar nuestra historia