Irregularidades en los ingresos, la otra cara de la relocalización


Mal manejo en los cursos de ingreso, modificación de fechas, falta de publicación de la oferta educativa, cambios de sedes durante el cursado del ingreso; son características de algunos institutos que hoy se encuentran en procesos de relocalización.

A la lógica cada vez más anclada en los Institutos de responsabilizar a docentes del número de estudiantes inscriptos, se suma la lucha contra del boicot que las propias autoridades de los IES, en consonancia con la política de descentralización de la CGES realizaron.

En la oferta educativa oficial, se ofrecieron carreras sin sedes, se apresuró el cierre de las inscripciones cuando es sabido que los Institutos reciben a estudiantes que no ingresan en la Universidad.

Las políticas de relocalización y centralización de la oferta, lejos de la engañosa idea de orden y mejoras en la calidad educativa, atenta contra estudiantes de sectores populares.

Ratificamos entonces, que el Decreto 530 y sus resoluciones reglamentarias llegaron para garantizar el ajuste y precarización laboral y vulneran el derecho a estudiar en todo el territorio de la provincia.

Relocalización es cierre de carreras

Derogación inmediata del Decreto 530

#MasParaEducación

 

Secretariado Provincial Ejecutivo SUTE

Previous Repudiamos la represión a los/as trabajadores/as de Coca Cola
Next SUTE efectuó el reclamo por deuda de Ítem Aula a cambios de funciones