La DGE amenaza con cerrar más cursos en escuelas de Capital


Durante la jornada de ayer, la comunidad educativa del CENS 3-403 “Octavio Corradini”, de la Cuarta Sección, de Ciudad, se vio sorprendida por la presencia de la supervisora de la sección II junto a su equipo, quienes anunciaron la decisión de la Dirección de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos de cerrar una división de segundo año, argumentando la baja matrícula en dicho curso.

Desde la Secretaría Gremial de SUTE y la seccional departamental Capital, nos hicimos presentes para acompañar y asesorar a la comunidad escolar sobre las estrategias a implementarse para evitar dicha medida. Los/as trabajadores/as y estudiantes rápidamente se organizaron en asamblea y expusieron a las autoridades escolares sus consideraciones acerca de un cierre que es arbitrario y antipedágogico a esta altura del año, a sólo meses de la finalización del cursado.

Por un lado, los/as docentes explicaron las acciones llevadas a cabo desde la institución para apoyar y sostener las trayectorias de cada uno/a de sus alumnos/as. Exigieron a la DGE tener en cuenta la especificidad del nivel, ya que son los estudiantes adultos/as quienes están sufriendo con más crudeza los embates de las políticas de ajuste del gobierno, lo que afecta su normal asistencia y desempeño escolar.Esto fue refrendado a su vez por el alumnado, quienes manifestaron su desazón ante la amenaza de cierre ya que, en algunos casos vienen padeciendo el traslado de una institución a otra como consecuencia de los sucesivos cierres o fusiones que se han producido en los últimos años en las escuelas del Gran Mendoza.

Luego de un intenso debate con las autoridades escolares, la comunidad logró el compromiso de la supervisora de elevar a la dirección de línea los informes y proyectos en que la escuela fundamenta la continuidad de los cursos que están bajo amenaza. Además, los/as estudiantes reclamaron la intervención de la DEPJA para la ejecución de líneas de acción tendientes a hacer efectivo su derecho a la educación. Por su lado, los/as trabajadores/as solicitaron la incorporación al servicio de orientación de profesionales capacitados/as para el abordaje de las problemáticas de esta población escolar en particular.

Desde SUTE afirmamos que el registro de asistencia esporádico que realiza la DGE para justificar su política de cierre de cursos, no refleja la matrícula real de las instituciones educativas y mucho menos tiene en cuenta las condiciones de vida y las dificultades que sortean los/as alumnos/as para culminar con éxito sus trayectorias escolares. Pero sobretodo insistimos en que LOS/AS ESTUDIANTES NO SON UN NÚMERO Y QUE LA EDUCACIÓN NO ES UN GASTO. La DGE sigue insistiendo en análisis cuantitativos mientras deja las escuelas abandonadas a su suerte con “iluminadas”propuestas de autogestión. Mientras tanto, las familias de alumnos/as y trabajadores/as de la educación siguen sin poder llegar a cubrir sus necesidades básicas y desamparados/as ante la ausencia de políticas eficientes de desarrollo social y educativo.

NO AL CIERRE DE CURSOS, BASTA DE VULNERAR NUESTROS DERECHOS!!

Previous Primer Encuentro de Jubilados
Next "Si no hay paritarias, habrá conflicto"