La realidad de las escuelas desarma el relato oficial


Padres y madres de la Escuela 1-275 “José Manuel Estrada” de Guaymallén no enviaron sus hijos a clases este viernes a raíz de la falta de soluciones a los graves problemas edilicios que presenta el establecimiento. La DGE, obligada por la comunidad educativa y el SUTE, había decidido la suspensión de clases durante martes a la tarde y miércoles.

La campaña oficial sobre la inversión y las mejoras edilicias en las escuelas  se desarma al contrastarse con la dura realidad. El gobierno no ha venido a realizar ninguna inversión en serio y lo que está claro es que la educación pública está en peligro y quien la pone en peligro es el gobierno.

Luego de que alumnos de la Escuela N° 1-275 “José Manuel Estrada”, de Guaymallén, resultaran intoxicados por monóxido de carbono y debieran ser llevados a diversos nosocomios, durante lunes y martes pasados, y tras la suspensión de clases de martes y miércoles, este viernes -10 de agosto- los padres de los chicos de la Escuela Estrada decidieron no enviarlos a clases.

Sucede que el establecimiento abrió sus puertas para el “normal” dictado de clases, sin medidores de gas, sin las instalaciones de electricidad terminadas y para colmo de males, sin agua, producto de un corte del suministro en la zona.

Increíblemente, la DGE pretende que con dos grados de temperatura los alumnos tomen clases sin ningún tipo de calefacción.

Muy molestas ante el panorama, Carla y Perla, madres de estudiantes se pronunciaron ante la situación:  “la DGE quiere que las clases se reanuden, cuando no están dadas para que los chicos tomen clases como corresponde. En estos momentos tenemos 2 grados de temperatura y los chicos no tiene ningún tipo de calefacción, ni eléctrica, ni de gas. Respecto del gas, hace unos días se llevaron los medidores y dijeron que recién los van a traer en 50 días, ya que había problemas gravísimos con las cañerías. Como agravante de la situación, hoy tampoco hay agua, porque se ha cortado el suministro en la zona, pero pese a todo esto la DGE insiste en que hoy se deben dictar clases y los niños deben venir lo mismo. Los padres hemos decidido no traerlos, porque no vamos a permitir que nuestros hijos vengan a pasar frío. Es una escuela vieja. Entra aire por todos lados. Las aberturas no están cerradas correctamente. Esto afecta directamente a la salud de alumnos y docentes”.

La falta de iluminación también preocupa a padres y madres: “otros de los problemas que tiene esta escuela es que en horario de invierno a las 8 de la mañana está oscuro y las galerías no tienen luz, lo que constituye un verdadero peligro. Solamente las aulas tienen  luz. Los niños tienen que permanecer buen rato mientras esperan entrar a las aulas, en lugares donde no hay luz. Además, han estado realizando obras eléctricas en los jardines, con los cables a la vista, con el peligro que ello representa para los alumnos. Las maestras han tenido que estar muy atentas para que no pasara una desgracia. Y sin embargo, han seguido con clases, con el peligro de que un niño pueda electrocutarse. Cuando llueve, cae agua por las paredes, cerca de los cable de energía. Se rebalsan desagües pluviales y se inunda en distintas partes del establecimiento. Para colmo, cuando algún aula no está habilitada, van moviendo a los chicos y los trasladan de aula. Sin ir más lejos, el lunes pasado, quinto grado tomó clases en el patio, porque había obreros en su aula y tomaron clases sentados en el piso”.

Carla y Perla, pusieron énfasis en la gravedad de lo sucedido lunes y martes “tuvimos niños que se intoxicaron por las pérdidas de gas de estufas y cañerías. El lunes, un nene internado en Clínica Santa María y el martes, una nena fue llevada al Hospital Notti, intoxicada por monóxido de carbono. No vamos a esperar que pase una fatalidad. Esta escuela se ha mantenido a lo largo de los años por el esfuerzo de los padres y de los trabajadores de la educación. Pero ya no podemos hacer más. Necesita arreglos de fondo, que se deben hacer de manera urgente. Lo que no hace la DGE es dar soluciones definitivas. Con parches pretenden tapar problemas estructurales y lo que está claro, es que los parches vuelven a romperse y el deterioro es cada vez mayor. Exigimos que la DGE dé una solución definitiva y no que nos manden un señor con ideas y discurso político donde los único que les importa es que se cumplan los 180 días de clases. Alumnos y docentes son víctimas de estas decisiones de la DGE. Se dictan clases en condiciones infrahumanas, que en el caso de los chicos constituyen una violación a los derechos del niño”.

En claro apoyo al personal directivo, las madres sostuvieron: “nos ponemos en el lugar de los directivos, que los obligan desde la DGE a abrir la escuela y a que se dicten clases. Ellos saben que no están dadas las condiciones, pero los papás entendemos y nos ponemos en el lugar de ellos, porque reciben presiones desde arriba. Pero la escuela es muy vieja, y tiene una población escolar de 800 alumnos. Es evidente que la DGE· minimiza el problema porque Defensa Civil emitió un claro diagnóstico: los chicos no pueden permanecer en el edificio porque no está apto. Sin embargo, el señor Eduardo Andrade, Supervisor de la Regional Norte de la DGE, minimiza el problema y miente. Prometió que iba a traer 11 estufas eléctricas, ante la falta de gas y yo le pregunto, cómo va a hacer que funcionen esas estufas, si hay problemas con la instalación eléctrica”.

Consultados sobre los pasos a seguir, indicaron: “como padres vamos a hacer todo lo que haya que hacer para que nuestros niños tengan clases dignamente. Si es necesario pediremos audiencia con el Gobernador, porque él debe dar respuesta a nuestra problemática. Así como impuso rápidamente a poco de asumir el ítem aula para los maestros y así como cuando les conviene toman otras determinaciones rápidamente, que también den respuesta urgente a esta demanda que merece ser atendida y solucionada. Que les quede claro: en esta escuela hay inseguridad para Trabajadores y alumnos. Ponen en juego la salud de todos. No se puede estar dentro del aula tomando o dictando clases con gorro, guantes y campera, porque hace tanto frío como afuera. En estas condiciones, los niños se enferman y faltan, las maestras se enferman y faltan y entonces me pregunto ¿cómo quieren garantizar 180 días de clases?

Por su parte, el Secretario Adjunto del SUTE, Alberto Muñóz, expresó: “esta escuela no está en condiciones para el dictado de clases y hemos exigido junto a los padres que se suspendan las actividades estos días últimos días, fundamentalmente por las pérdidas de gas. Hemos constatado que no está el medidor, tampoco están en condiciones las conexiones eléctricas y hoy encima no hay agua, entonces se han complejizado las problemáticas que ponen en riesgo la salud y la vida de los estudiantes y trabajadores/as. El malestar y la bronca va creciendo porque el gobierno ha salido a decir que las clases se dictan normalmente. La única respuesta del gobierno ha sido: vengan a la escuela igual, vengan abrigados. Esto es una locura y una total insensibilidad frente a una población vulnerable. Lo que queda de manifiesto es la desinversión de  Estado en las escuelas. Desde el SUTE venimos denunciando y acompañando los reclamos de cada comunidad y exigimos al gobierno que las escuelas estén en condiciones para que se garantice el derecho a la Educación y a la calidad educativa”.

¿Cómo sigue?

Por iniciativa del SUTE, el lunes -13 de agosto- se va a desarrollar una asamblea: “Exijamos que se hagan presentes los miembros de infraestructura y los miembros de la DGE. Nosotros, desde el SUTE, vendremos con nuestro perito para constate la situación de la escuela y contrarrestar el informe del gobierno. Formalizaremos los compromisos mediante actas para después exigir su cumplimiento y si es necesario los llevaremos al Ministerio de Trabajo. Vamos a poner a los abogados y escribanos del sindicato para la resolución de este conflicto. En caso de que pretendan continuar con las clases normalmente, vamos a responsabilizar a la DGE de lo que le pueda pasar a cada miembro de esta comunidad, sostuvo Muñoz.

 

Audio de las madres de la escuela:

MADRES ESCUELA ESTRADA CARLA Y PERLa Parte 1

MADRES ESCUELA ESTRADA CARLA Y PERLa Parte 2

Previous Citaciones ART: SUTE volvió a exigir liberación
Next Liberación por citaciones ART