#MásParaEducación en los programas socioeducativos


Los programas socioeducativos se han caracterizado históricamente por ser ejecutados como proyectos temporales. Estos trabajadores/as están entre los más precarizados del sistema educativo: son contratados en marzo y desvinculados en diciembre, no tienen vacaciones pagas, aguinaldo, licencias por enfermedad ni ningún tipo de derechos laborales y no reciben bono de sueldo. Como si esto fuera poco, al no cobrar zona, antigüedad ni otros ítems que componen nuestro salario, su remuneración es miserable.

En el Programa Mendoza Educa en el año 2017 se abonaba $400 por hora cátedra, es decir, $100 por 40 minutos de trabajo efectivo. Si esto ya representa una cifra irrisoria, la situación empeora en el año 2018, ya que se reduce el pago a $300 por hora reloj (60 minutos) y aumenta el tiempo de trabajo de hora cátedra a reloj (de 40 a 60 minutos), que significan $50 por hora cátedra (40 minutos) de trabajo. De esta manera, el AJUSTE llegó también a los programas socioeducativos: se paga la mitad de dinero por un 50 % más de trabajo.

Además, a partir de este año quienes trabajan en Mendoza Educa deben ser monotributistas y emitir una factura, lo que reduce aún más el dinero efectivo que reciben por el trabajo, ya que a los $300 por hora se deben deducir los costos fiscales que implica adherirse al monotributo, alrededor de un 30%. Este hecho desdibuja nuestro rol docente, ya que nos coloca en el lugar de “prestadores de servicio” y no de trabajadores/as de la educación. En estas condiciones, menos compañeros/as querrán asumir esta tarea, y se pone en riesgo la función de integración cultural, atención a la diversidad y acompañamiento a las trayectorias educativas de los estudiantes con más dificultades que implica este programa.

Expresamos, como lo hemos hecho en otras ocasiones, que la educación debe ser integral, no fragmentada. Por lo cual, los contenidos abordados en los proyectos del Mendoza Educa deben ser parte de la currícula y no contenidos paralelos. Y los/as trabajadores/as de esos programas deben gozar de todos los derechos.

Frente a esta nueva situación de ajuste educativo, desde el Secretariado Ejecutivo del SUTE repudiamos que el gobierno anuncie públicamente haber aumentado la inversión a $81 millones de pesos en el programa Mendoza Educa, porque lo hace a costa de la precariedad y la reducción del salario de los y las compañeras que trabajan allí, y continuamos pidiendo #MásParaEducación.

Secretariado Ejecutivo SUTE

 

Previous Emergencia educativa y más para educación
Next Justicia para Facundo: el Estado es responsable