Maipú
El nuevo SUTE acompañó a la comunidad escolar de Beltrán en su festejo por el día del niño


El camino es largo y complicado. Hay mucho ripio y baches por recorrer en una zona desolada y árida. En este lugar existe una comunidad educativa con muchas ganas de enseñar y de aprender.

A 50 kilómetros de la Ciudad de Mendoza funciona la Escuela N° 1-602 “Policía de Mendoza” y la N° 4-240 “Profesora Silvia M. de Ruiz” -Ruta Provincial 31, Fray Luis Beltrán, Maipú-, que pese a diversos obstáculos que tiene que sortear, muestra un gran compromiso para que sus alumnos reciban una educación de calidad.

El pasado jueves 31 de agosto los alumnos de 5° año de la secundaria organizaron el festejo por el día del niño para los más chicos. La invitación también fue extensiva para la Escuela N° 1-588 “Escuadrón de Infantería Manuel Belgrano”, ubicada a un par de kilómetros. Hasta allí llegaron el Secretario General Adjunto del SUTE, Alberto Muñoz y el de Organización Pablo Domínguez, para acompañar a esta comunidad educativa rural.

Juegos, peloteros y diversas actividades fueron parte de este día festivo.

Desde el sindicato pudimos observar el fuerte vínculo que hay entre Trabajadores de la Educación y alumnos, cuyo compromiso va mucho más allá que en materia educativa. Esto se ve reflejado en la contención social de directivos, docentes, celadores y administrativos con los estudiantes y con la generación de distintos proyectos que incluyen a la comunidad. Entre ellos podemos nombrar el funcionamiento de un laboratorio, la creación de una radio comunitaria, la realización de ferias de ciencias, entre otros.

Estas instituciones mendocinas son uno de los miles de ejemplos que demuestran que los Trabajadores de la Educación se integran a las comunidades para poner en valor la defensa de la educación público-estatal.

Los gobiernos se llenan la boca hablando de calidad educativa, pero no mencionan que estas comunidades alejadas  tienen problemas en sus caminos, con calles abnegadas cuando llueve, con alumnos que en pleno invierno caminan más de 5 kilómetros con su linterna ante la falta de luminaria, con problemas de transporte, entre otros. Todos hechos que develan políticas públicas que no satisfacen las verdaderas necesidades de las comunidades escolares.

Mientras los gobiernos, Nacional y Provincial, condonan 70 millones de dólares a las mineras y petroleras, ajustan a los sectores populares a través de los tarifazos y la inflación, no gravan la renta financiera y generan una política de enfrentar a pobres contra pobres como es el caso de los docentes y la comunidad. A la par de esto desfinancian a la escuela pública.

Esta experiencia de las escuelas rurales muestra la unidad existente  entre trabajadores a la educación y  la comunidad, y es el único camino que nos va a garantizar derrotar las políticas de ajuste, deterioro y privatización en educación que el Gobierno quiere imponer.

Previous SUTE denunció campaña de persecución a docentes y defendió el derecho a debatir en las escuelas
Next L@s Trabajador@s de la Educación marchamos por Santiago Maldonado