Obras mal hechas: siguen los graves problemas edilicios en la Escuela Paso de Luján


Los padres decidieron este viernes 10 de noviembre no mandar a los chicos a clases. Pese a que el Gobierno anunció la finalización de los trabajos, la comunidad educativa está en alerta porque no está garantizada la seguridad de alumnos/as y Trabajadores/as de la Educación.

Mucha es la preocupación que tiene la comunidad educativa de la Escuela N° 1-006 “Juan José Paso”, ubicada en San Martín 2366, de Mayor Drummond, Luján de Cuyo.

Es que a los serios problemas de infraestructura que hay en el edificio desde hace un largo tiempo, hay que agregarle los trabajos deficientes que viene realizando la empresa que ganó la licitación para “arreglar” esta primaria. Pero también, hay que sumarle la falta de control y supervisión por parte del Gobierno Escolar, de Infraestructura y de la Seccional de Luján de Cuyo.

La gota que colmó el vaso fue el desprendimiento de parte del cielo raso que se encuentra en el ingreso a la institución. Afortunadamente, este se produjo cuando no había ni alumnos ni Trabajadores de la Educación en el lugar.

Producto de estos inconvenientes hace varios días no hay dictado de clases debido a que los padres de los alumnos ven que no están garantizadas las condiciones de seguridad. Este lunes por la mañana habrá una reunión donde participarán funcionarios de la DGE, de Infraestructura, directivos y también los padres de quienes asisten a la institución.

Un manto de sospechas se cierne sobre el control de inspección de estas obras. Desde el SUTE se pudo constatar la ausencia del cartel de obra que debe estar ubicado en un lugar estratégico y visible para conocimiento público, donde se especifican datos relevantes como la empresa que lleva a cabo los trabajos, el director técnico y monto de la misma, etc. Cabe recordar que Infraestructura es responsable de hacer las licitaciones públicas que debieran también ser publicadas en el boletín oficial.

Cansados de las promesas el pasado miércoles por la tarde, directivos, docentes y celadores, decidieron suspender las clases -decisión que se extendió hasta el jueves-, debido a que no había garantías para el normal dictado de las mismas.

Cabe recordar, que las notas y actas para exigir solución a los numerosos problemas datan de junio de 2015.

Los problemas son muchos y parece que cada vez se agravan más: hundimiento del piso en un sector del patio -y que se puede extender a las aulas-, fisuras considerables en techos y columnas, filtraciones de agua, baños y salas en condiciones precarias y sin ventilación, son sólo algunos de los más graves.

Producto de las filtraciones se produjo un cortocircuito que generó humo en sala de supervisión.

La obra no está delimitada por tabiques de madera, sino por mallas que tienen de un metro de alto. Existe riesgo en la zona de seguridad ya que los obreros utilizan sus herramientas en espacios donde muchas veces están los niños.

Hace más de 5 meses que no se puede ingresar al gabinete Psicopedagógico, en el que ir más lejos hasta encontraron materia fecal en el piso.

Lo que más irrita a la comunidad educativa de la Escuela Paso es que la empresa “hace arreglos, pinta, pero después rompe y vuelve a pintar”, según el testimonio de docentes. Esto deja en evidencia, que además de que se están realizando mal las obras, se está malgastando el dinero.

“No hay seguridad para los chicos. Si hubiese un temblor, no sé qué podría pasar”, dijo otra docente preocupada por la situación.

El delegado Regional Administrativo de la Zona Centro a cargo de infraestructura de inmobiliarios, Miguel Ángel Gil, participó de la reunión con Trabajadores de la Educación de la Escuela N° 1-006 “Juan José Paso”, en la que aclaró: “hay errores de construcción, pero la empresa se va a hacer cargo. Tanto la constructora que está trabajando arriba (primer piso) como la de abajo tienen que hacerse cargo de lo que han hecho mal. De ahora en más, el control no sólo lo hace el inspector de infraestructura, sino también el jefe regional y el director. Si fallaron los controles son éstos los que tendrán que ser castigados”.

Muchos fueron los reclamos y planteos de las docentes hacia el funcionario:

“El día anterior a que el cielo raso se cayera, estuvimos sentados justo en ese lugar con 40 niños y sus familias ¿Qué hubiera pasado si el techo se caía ese día?”

“Las nuevas salas de jardín son muy chicas, no entran todos los niños. No hay ventanas, no hay ventilación. Esas salas no se pueden utilizar. En abril nos íbamos a trasladar teóricamente”.

“El Gobierno nos pone las cargas a nosotros y somos nosotros, los que tenemos que seguir soportando este peso. No saben lo que es lidiar con 25 niños, esquivando obstáculos para que no nos maten”.

Repercusión en los medios

Pese a los graves inconvenientes que presenta esta institución de Mayor Drummond, desde el portal de la DGE anunciaban en una nota del 1 de noviembre: “Infraestructura concluyó los arreglos de techo y baños en la Escuela Paso”. Esta información fue levantada por el diario Lujan 365, que un día después tituló: “Concluyeron los arreglos en la Escuela Paso”. El 8 de noviembre este mismo medio informó que: “Hubo problemas edilicios en la Escuela Juan José Paso”, contando acerca del derrumbe del cielo raso.

“Continuas lavadas de cara están haciendo en la escuela y el gobierno se jacta de haber terminado las obras con distintas notas en periódicos locales y provinciales”, dijo una docente molesta.

También, el miércoles 8,  Sitio Andino publicó: “Denuncian techos caídos y hundimientos en una escuela: la respuesta oficial”. También, Los Andes publicó una nota sobre este inconveniente: “Quejas de padres y docentes por una escuela de Luján a la que se le cae el techo”. En la nota hay declaraciones de Emilio Pastorino, Subdirector de mantenimiento de Escuelas del Ministerio de Economía, asegurando que “el director de mantenimiento es ingeniero, la obra está supervisada y no hay problemas serios. La escuela es segura”. Algo que se contradice y dista bastante con la realidad.

Ante esta declaración una docente de la escuela sostuvo indignada: “si se produce algún accidente el responsable será Pastorino, quien declaró a los medios que la escuela es segura”.

 

Previous Protocolo en defensa de la Libertad de Cátedra y de Expresión
Next ¡Por una educación diversa y disidente!