Padres y madres de la Escuela Rawson, junto al SUTE, exigen urgente solución ante la falta de baños y graves problemas edilicios.


Una nueva asamblea de madres y padres de la Escuela N° 1-004 “Guillermo Rawson”, junto a referentes del SUTE Godoy Cruz, se realizó hoy en la puerta del establecimiento. Sólo dos inodoros funcionan en el baño de varones y 6 en el de mujeres. La situación es muy grave, si se tiene en cuenta que la población escolar es de 949 estudiantes, a los que se suman los trabadores de la educación docentes y celadores.

Mientras desde el Sindicato denuncian que la DGE sigue haciendo oídos sordos al reclamo de #MásParaEducación, padres y madres de los chicos que concurren al establecimiento indicaron que están dispuestos a no mandar más a sus hijos a la escuela hasta que el problema de los baños esté totalmente solucionado. Es más, en los últimos días la preocupación ha crecido, ya que varios chicos se han retirado enfermos y se les ha tenido que practicar el análisis para detectar presencia o no de la bacteria estreptococo.

En la jornada de hoy, los padres y madres se irritaron aún más, cuando vieron en la puerta de entrada al edificio, carteles -pegados por las autoridades- que indicaban que estaban funcionando 3 baños de varones y 8 de mujeres, cuando en realidad se pudo constatar que sólo funcionaban dos inodoros para varones y 6 para nenas.

En realidad, la mayoría de los baños están inhabilitados por falta de mochilas y se encuentran en un proceso lento de refacción –las tareas están a cargo de un solo obrero-.

Madres y padres que participaron de la reunión, dieron testimonio de lo que sucede en el establecimiento. Así Nahir -mamá de un alumno de 3º grado- indicó: “hay graves problemas con los baños, pero desde hace años. No lo solucionan. Tapan todo con mentiras. Acá han puesto carteles de que hay 3 baños para varones y 8 para nenas, lo cual no es real. Ya se han detectado casos de chicos con estreptococo, por suerte ninguno grave hasta ahora. Las condiciones de higiene no son buenas. También es muy grave que ante la falta de baños, los chicos tengan que compartir esos espacios con personas adultas”.

Patricia -mama-: “están utilizando el baño de celadores para chicos. Estos problemas vienen de hace años. Es muy grave que los chicos vayan sin compañía a baños de adultos. Acá todo es muy hermético. No quieren responder a las preguntas de los papás y de las mamás. Argumentan que la escuela es patrimonio cultural y muchas cosas no se pueden modificar desde los edilicio. Pero lo de los baños requiere urgente solución. Los niños están expuestos a enfermarse porque ni siquiera tienen agua. Los padres vamos a llegar a las últimas consecuencias y si tenemos que tomar la decisión de no enviar a los chicos hasta que no arreglen los baños, lo haremos. Hemos llegado a pensar en cambiarlos de escuela, porque esta situación no resiste más”.

Noelia -mamá de tres alumnos-: este problema viene de hace muchos años. La mayor de mis hijas va a séptimo y desde que comenzó el colegio, todos los años tenemos los mismos inconvenientes. Hay dos casos de estreptococo que dieron positivo, aunque por suerte son leves. Hay problemas por falta de higiene y también problemas de infraestructura. Las clases no comenzaron en tiempo y forma este año. Lo más grave es que tanto los chicos de primero a séptimo, como celadores y docentes, van a los mismos baños”.

Luciana -mamá de un alumno de primer grado-: “hace diez días que mi hijo cuenta que se aguanta las ganas de orinar porque el baño no se puede usar porque está roto y en el mejor de los casos los que funcionan están ocupados permanentemente. He venido a hablar con la directora y minimiza los problemas. Ayer dijeron que habían comenzado con las obras, pero hoy estamos constatando que es mentira”.

Por su parte, un papá, aseveró: “ayer hubo una reunión y la directora nos había dicho que estaba todo controlado. Después llegó el sr. Miguel Ángel Gil, que es el Delegado Regional de la DGE, y logramos entrar para ver el estado de la escuela con nuestros propios ojos. Los baños son totalmente insuficientes para una población de más de 900 alumnos. Para varones tienen 2 inodoros habilitados de un total de 6. Por lo tanto, el recreo no les alcanza para ingresar al baño, por las filas que se hacen. Lo mismo pasa con el baño para las nenas. Entonces, los chicos tienen que pedir permiso durante las horas de clases. Mi hija, en el transcurso de este año ya ha tenido infección urinaria, tres veces. También constatamos que la tapa de cloaca estaba suelta. Justamente una mamá la pateó sin querer y se corrió… imaginen el peligro que esta situación reviste para los niños. Inclusive durante el horario de clases hay personas trabajando en los mismos baños donde van los chicos. Nosotros no venimos a atacar a nadie. Sólo queremos estar tranquilos cuando dejamos a nuestros hijos en la escuela. No sólo que van a estudiar, sino que van a tener condiciones de salubridad apropiadas. Este señor Gil, al final nos hizo enojar, porque tuvo el tupé de decir que él daba garantías de que los chicos no se iban a enfermar… cómo se puede garantizar eso. No sé qué piensa… nos debe tomar por estúpidos”.

María Belén: “mi hijo estuvo con colitis desde el lunes después de salir de la escuela. Ha estado en cama y recién hoy se pudo levantar. Por suerte superó el cuadro, pero no lo voy a seguir exponiendo a que se enferme y que siga viniendo a esta escuela donde no garantizan las condiciones de salubridad”.

Finalmente, la Secretaria General del SUTE Godoy Cruz Teresa Roura, afirmó: para el SUTE lo más importante son las condiciones en las que nuestros hijos cursan en las escuelas y la forma en que están trabajando docentes y celadores. Acabo de ingresar al establecimiento y no se ha avanzado en nada, respecto de ayer. Todo está igual, en cuanto a obras. En el baño de niñas funcionan bien sólo tres inodoros, hay tres clausurados y uno pierde agua por la mochila. Recordemos que la matrícula total de esta escuela es de 949, más el personal de trabajadores de la educación. En el baño de varones funcionan solamente dos inodoros. Están pidiendo tiempo para avanzar en las obras. Nosotros, junto a los papás y mamás, pedimos suspensión de clases hasta tanto se arregle la escuela. La legislación vigente exige que en los lugares donde se realicen obras estén tapiados para poder trabajar y evitar inconvenientes. Es importante que exijamos a supervisión y a la delegación centro, que en estos días se solucionen los inconvenientes. Que mañana jueves se suspendan las clases, que el viernes se aproveche el asueto por el día del estudiante y entonces, tal vez el lunes los baños puedan estar en condiciones. Sucede que la supervisora no autoriza a la directora a suspender las clases. Esto no sorprende, porque esa la línea de este gobierno, es decir, que haya clases cueste lo que cueste. Ayer hicimos un acta exigiendo a la Subsecretaría de Trabajo que constate qué bacterias hay y si tienen que ver con la situación de insalubridad que presentan los baños. Exigimos que se haga una inspección y de esa manera se habilite la suspensión de clases por desinfección. Cabe destacar, que hoy se ha realizado una denuncia a la Subsecretaría de Trabajo y mañana se hará lo mismo en Infraestructura. Exigimos que las autoridades nos den certezas fechas y que podamos dejar en actas el compromiso de cuándo va a estar solucionado el tema y prevenir enfermedades. Desde el SUTE seguiremos denunciando y demandando junto a cada comunidad condiciones dignas para los/as trabajadores/as y escuelas en condiciones. Para que  la educación pública sea una prioridad, necesitamos más para educación”.

 

Previous SUTE agasajó a sus jubilados y jubiladas en el Este
Next CONGRESO EDUCATIVO PROVINCIAL