Las Escuelas no podemos esperar más


Señor Gobernador Alfredo Cornejo:

Le escribimos públicamente, de cara a toda la sociedad, para que todos/as entendamos en qué punto de inflexión estamos y hacia dónde vamos.

En los últimos días, hay una frase que escuchamos repetidamente de docentes y no docentes: “cansados/as de esperar”. ¿Y qué estamos esperando?, se podría preguntar cualquiera. Resulta que se cumplirán dos años de su mandato. Y si tuviéramos que hacer una lista de los anuncios y decisiones que han sido en estricto beneficio de quienes sostenemos las escuelas…si tuviéramos que poner un ejemplo de resarcimiento respecto a las deudas que hay acumuladas… si tuviéramos que mencionar un derecho ampliado, una injusticia reparada… resulta que la hoja nos queda en blanco incandescente, inmaculado. ¿Es viable gobernar así y esperar que no haya conflicto?

Nos cansamos de esperar.

Hay miles de docentes y celadores esperando titularizar luego de una paritaria firmada hace dos años. Este año no salió una sola titularización.

Hay miles de docentes suplentes en todo el nivel secundario esperando la renovación de bono de puntaje para que haya ingreso a la docencia. Son suplentes desde hace años y, a este ritmo, pueden serlo otros años más. Hay otros miles, titulares, que deben acrecentar  horas, para poder concentrarse en pocas escuelas. Pero, hasta ahora, continúa la dispersión, la precariedad, la inestabilidad, etc.

Hay miles de suplentes que llegarán a fin de año preguntándose si tendrán continuidad, después del conflicto que ya tuvimos el año anterior.

Hay miles de celadores esperando que funcione su junta calificadora para poder trasladarse, realizar suplencias e ingresar al sistema de forma correcta. Miles que quieren que se definan sus tareas y se reglamenten sus funciones. Miles que se jubilan enfermos porque no se ha avanzado en nada respecto a mejorar su calidad de trabajo y de vida.

Hay cientos de docentes con malas liquidaciones todos los meses. Miles a los que se les debe diversos retroactivos. Otros miles a los que se les debe el ítem Zona. Miles de Cambios de Funciones esperando que usted cumpla con la ley y les pague el retroactivo del ítem aula, luego de que los discriminó y estigmatizó socialmente. Seguimos siendo la provincia con media hora de más, no reconocida.

Muchos docentes y celadores enfermos, cuya salud se agrava por la política de irresponsabilidad y de ganancias de la A.R.T. y la S.R.T. y por la insuficiencia de nuestra obra social. Mientras, el ítem aula profundiza este escenario de deterioro y de desgaste físico y mental. Usted lleva dos anuncios en relación a nuestra salud: el ítem aula y la privatización de Salud Laboral. Todavía esperamos uno que sirva para mejorar la salud y no para castigar la enfermedad y hacer dinero de la misma.

Hay miles de jubilados/as que hicieron juicio porque se los dejó afuera del 82% móvil. Ganaron, pero se están muriendo sin cobrar. A esas jubiladas docentes no les llegó ninguna reparación histórica y usted se niega a darles audiencia.

Hay escuelas totalmente inhabilitadas. Hay muchas en estado deplorable. Siguen llegando fotos de las meriendas de medio bollo de pan y un pedazo de queso. Su gobierno impulsa que se vacíen escuelas y se saturen otras: cierran cursos y superpueblan aulas. Escuelas desbordadas y escuelas que se convierten en barcos fantasmas.

Hay docentes que enseñan en contexto de privación de la libertad que siguen siendo hostigados por el servicio penitenciario y desprotegidos por la DGE. Las Escuelas Artísticas Vocacionales siguen esperando que se cumpla su paritaria para regularizar su situación. Educación Superior enfrenta una reforma y posibles cierres, acompañada de una campaña de desprestigio mediático. Cada nivel y modalidad tiene necesidades, algunas desde hace mucho, que siguen sin respuesta.

Miles de docentes precarizados en los programas socioeducativos sin continuidad ni estabilidad alguna, como Mendoza Educa. Miles en los S.E.O.S., jardines maternales, al margen de cualquier derecho: no pueden enfermarse sin correr el riesgo de perder el trabajo. Ni se cumplen con los reemplazos para garantizar el derecho de niños y niñas.

Se anuncia un proyecto que supuestamente busca proteger a docentes y celadores de diversas situaciones de violencia en la escuela. Pero el proyecto sólo está pensando para “el día después” de la agresión. Mientras, todos los instrumentos posibles de prevención de las situaciones de violencia y de protección o acompañamiento están paralizados o colapsados. No contentos con eso, alentaron y alientan a la comunidad a denunciar a  docentes por ejercer la libertad de cátedra y por pretender hablar sobre derechos humanos en las aulas, como sucedió con Santiago Maldonado.

Los docentes y celadores de Mendoza seguimos entre los peores pagos del país. Celadores/as debajo de la línea de pobreza. Seguimos sosteniendo niveles de superproductividad que implican 36 horas cátedras semanales y doble turno frente al grado, por salarios que apenas cubren las canastas básicas del INDEC. Sigue sin reconocerse nuestro trabajo fuera del aula. Seguimos entrando a las aulas con la presión de detectar todos los problemas de la vida social y de enseñar bien, sabiendo que cualquier cosa será usada en nuestra contra, en los medios de comunicación, una vez que usted dé la orden.

Hay cada vez más miedo en las escuelas a decir, opinar y expresarse después que ustedes han dado de baja a trabajadores/as de la educación, como Paola Vignoni, aplicando reglamentos vigentes de la última dictadura militar.

Supervisores; Directores y Vicedirectores; Secretarios; Regentes; Auxiliares de dirección; Preceptores; Maestros de Enseñanza Práctica; Profesionales en los Servicios de Orientación, Supervisiones y DOAITE; Profesores; Maestras; Talleristas y Celadores; Administrativos; Bibliotecarios; etc.: todos/as tienen algo para ser escuchado. Algo que ya esperó demasiado. Algo que no ya puede esperar más.

Hay un marco institucional al que usted está obligado a atenerse para dar respuesta a estos problemas y buscar soluciones: la paritaria. No deja de llamarnos la atención que tanto ustedes como algunos comunicadores presten tanta atención a la legalidad, a la previsibilidad, a la certidumbre y las reglas de juego claras… para algunas cosas. Pero cuando se trata de nosotros/as, todo es al revés. Su gobierno desconoce los preceptos legales más básicos de las relaciones entre sindicatos y patronales al desconocer las convenciones colectivas de trabajo ya firmadas y al no sentarse a seguir avanzando en todo lo pendiente. Dos paritarias cerradas por decreto.

Y al no dialogar institucionalmente, usted es el que fuerza el conflicto.

Señor gobernador, la carta quedó muy larga. Y sin embargo es corta. Habrá compañeros/as que la leerán y dirán: “se olvidaron de poner tal cosa”. Y tendrán razón: hay más, lamentablemente.

Pero no nos olvidamos de lo más importante: usted tiene que empezar a dar respuesta y escuchar propuestas. Y tiene que hacerlo en la paritaria. Y tiene que ser ahora.

Nosotros/as no esperamos más.

SECRETARIADO EJECUTIVO SUTE

Previous Elecciones de CTERA: irregularidades
Next Reunión para informar y organizar acciones