Sus luchas viven en las nuestras


El SUTE recuerda hoy a estudiantes secuestrados, desaparecidos y asesinados en la última dictadura militar, caracterizados por su compromiso en la lucha y la organización para lograr transformaciones en sus escuelas, pero también soñando con la transformación del mundo.
El 16 de Septiembre de 1976, diez estudiantes del normal 3 de La Plata fueron secuestrados tras participar de una campaña por el boleto estudiantil. El operativo fue realizado por el Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejercito y la Policía de la Provincia de Buenos Aires, dirigida en ese entonces por el general Ramón Camps, que califico al suceso como “accionar subversivo en las Escuelas”. Todos los estudiantes tenían entre 14 y 17 años, y un sueño colectivo.
Los estudiantes asesinados fueron María Claudia Falcone (16 años), María Clara Ciocchini (17 años), Francisco López Muntaner (17 años), Claudio de Acha (16 años), Horacio Ungaro (16 años) y Daniel A. Racero (18 años). Los que sobrevivieron fueron Pablo Díaz, Gustavo Calotti, Emilce Moler y Patricia Miranda. Entre otros tantos compañeros secuestrados, perseguidos, torturados y asesinados en las escuelas secundarias.
Porque “los lápices siguen escribiendo”, seguiremos exigiendo juicio y castigo a los genocidas.

Previous Asamblea "Problemáticas comunes del nivel secundario"
Next El Plenario del SUTE exige al Gobierno reapertura de paritarias