Una política antieducativa: escuelas que se caen a pedazos


La adhesión al paro provincial llega a porcentajes que el gobierno no sería capaz de reconocer y por eso las clases no iniciaron normalmente. Pero aún cuando no hubiera paro, el abandono del Estado haría imposible que miles de niños y jóvenes empezaran el ciclo lectivo, porque sus escuelas no están en condiciones.

Desde el SUTE ya hemos denunciado que las cifras altísimas destinadas a infraestructura que figuran en el presupuesto provincial son falsas: esos montos son subjecutados. En 2016, de $201 millones presupuestados, se utilizó el 44% (81 millones). En 2017, de $441 millones, apenas el 62% (272 millones).

Estas afirmaciones, en concreto significan escuelas que recibirán niños en pésimas condiciones edilicias; escuelas que permanecerán cerradas o que deberán ser trasladadas temporalmente, con todos los trastornos que esto implica para padres, Trabajadores/as de la Educación y niños.

Estos son algunos casos:

 

GUAYMALLÉN

Escuela Nº 1-471 Tito Laciar y CENS Nº 3-489: las obras se iniciaron tarde y avanzaron muy lentamente. El edificio tiene colocadas las chapas, pero no el sistema de impermeabilización para el techo, ni el cielorraso. Los alumnos concurrirán a clase día por medio. La galería está a media circulación, porque están acumulados allí bancos, armarios, sillas, ventiladores de las aulas que todavía no terminan. En el patio se acumulan restos de techo y escombros. El gobierno obliga a las compañeras de la escuela a comenzar las clases aunque no estén dadas la condiciones.

Escuela Nº 1-556 Miguel Ángel Ramponi: sólo hay medio edificio habilitado para funcionar.

Escuela Nº 1-482 Thomas Alva Edison: la obra comenzó tarde. Las obras no están finalizadas y hay riesgo eléctrico en el edificio.

Escuela Nº 1-021 Dalmacio Vélez Sarsfield y Nº 4-049 Maestro Alberto Rodríguez: los techos no cuentan con aislamiento, hay perforaciones en los techos. Instalaciones eléctricas con numerosos problemas: cables sueltos, toma corriente al aire, etc.

Otras escuelas en similares condiciones son: Nº 1-533 Próceres de la Independencia y Nº 3-092 Juan Daniel Martí; Nº 1-014 Dr. Alejandro Mathus; Nº 1-520 María Basaure de Martínez; Nº 1-385 Guillermo Cano; Nº 1-665 Juan Pastor.

SAN MARTÍN

Escuela 1-165 Neuquén: va a funcionar en la Hendler porque su edificio está en obras.

Escuela 1-298 José Hernández: sufrió un incendio el 26 de diciembre pasado. El 25% del edificio fue destruido. A fines de febrero, las obras todavía no habían iniciado.

 

GODOY CRUZ

Escuela 2-007 Dr. Emilio Coni: Emilio Pastorino, el Subdirector de Infraestructura, se comprometió a comenzar las obras de reparación el 2 de enero, aunque deberían haber empezado el 10 de diciembre. En los hechos, y faltando a su palabra, arrancaron el 24 de enero con dos obreros x escuelas (literal)

Escuela 1-580 Dr. Carlos Padín: hay aulas con el piso en obras que no pueden ser utilizadas. Grietas en paredes, cielorrasos descascarados por la humedad, entre otros problemas. Obligan a docentes a iniciar las clases en esas condiciones.

Escuela 1-116 Tomás Godoy Cruz. Se encuentra con las obras demoradas, por lo que debió ser trasladada.

LUJÁN DE CUYO

CENS 3-466 Sin Nombre, de Carrodilla. A fines de 2017 dos aulas se incendiaron. Luego de seis meses, la reparación no ha finalizado. El techo de la Preceptoría, ubicado debajo de las aulas incendiadas se llueve por las filtraciones, por lo cual el deterioro avanza. Hay baños que están inutilizables y el patio no tiene luz en un escuela que funciona de noche. A comienzos de este año, el depósito para productos de limpieza y librería fue de $525, igual que desde hace 5 años.

Cuando los/as trabajadores/as de la educación salimos a luchar es por la desidia del Estado frente a la educación. Edificios destruidos o en reparaciones atentan contra la posibilidad de enseñar y aprender.

El único responsable es el Estado. Por esto, la lucha continúa. Y debe ser cada vez más masiva y unificada entre familias, trabajadores/as de la educación y estudiantes.

¡Ahora es cuándo!

Previous 5 y 6 de marzo paramos y nos movilizamos
Next 5 y 6 de marzo paramos y nos movilizamos