SUTE exige a la DGE la apertura del diálogo.

 

Jaime Correas

Director General de Escuelas

DIRECCIÓN GENERAL DE ESCUELAS

S                             //                           D.

 

Nos dirigimos a usted para solicitarle que se suspenda la decisión anunciada unilateralmente de dictar clases al día siguiente de las elecciones del 13 de agosto en las escuelas afectadas por el proceso electoral. A su vez, pedimos que se abra un verdadero canal de diálogo para poder plantear consideraciones de peso que requieren buscar otro tipo de soluciones.

No es la intención de dar clases lo que nos parece mal, sino la forma de instrumentarlo, precaria y precarizadora. Por la manera en que se quiere realizar, la decisión anunciada no garantiza las condiciones necesarias para el normal desenvolvimiento de clases. Y pretende hacerlo generando mayores inconvenientes.

La suspensión de clases en el turno mañana tiene una razón de ser: permite no sólo la limpieza mínima necesaria, sino garantizar arreglos menores pero necesarios por la circulación masiva durante los comicios. En cambio, la pretensión de que celadores/as trabajen durante la noche del domingo, a cambio de francos compensatorios, junto con directivos que deben ser responsables del edificio (o el delegado electoral), plantea riesgos de seguridad en primer lugar. Nos expone innecesariamente a todas las contingencias del trabajo nocturno, la falta de movilidad y de transporte público y riesgos varios.

A su vez, provoca nuevos problemas futuros, ya que la compensación con francos genera la disminución de celadores durante el ciclo lectivo. Esto redunda en sobrecarga de tareas en los que quedan y resienten las condiciones de higiene y salubridad para toda la escuela, incluidos los alumnos.

En este sentido, la pretensión de obligar a celadores/as a realizar su tarea limpieza fuera de los límites del contrato de trabajo, no puede ser fundamentada desde el concepto de “carga pública”. La carga pública es en relación al proceso electoral y no en relación a la tarea de limpieza. Por lo tanto, cualquier intención de imponer la actividad de limpieza fuera del tiempo de trabajo se convierte en un abuso y vulneración de derechos.

Hoy en día, directivos y celadores tienen varias tareas en relación al proceso electoral. Implican ir el día sábado y el propio domingo, durante todo el día. Muchos docentes son presidentes de mesa. En el caso de los celadores, terminan, en muchos casos, no pudiendo tomar los francos compensatorios para no sobrecargar a sus compañeros. Finalmente, si los celadores quedan hasta altas horas de la noche en la escuela, no tendrán el descanso necesario para retomar sus tareas a la mañana siguiente.

Por todo lo expuesto, solicitamos que no se avance unilateralmente en la acción anunciada por la DGE y se abra una instancia de diálogo real para tener en cuenta las consideraciones realistas que los docentes, directivos y celadores podemos aportar desde nuestro conocimiento de las escuelas y comunidades.

[Descargá aquí el comunicado sobre Celadores y las elecciones PASO]