CIERRE DE ESCUELAS: LA MEDIDA ELEGIDA POR EL GOBIERNO PROVINCIAL


Las comunidades educativas junto al SUTE repudiamos la decisión unilateral de la DGE de cerrar 3 escuelas de nivel secundario de jóvenes y adultos/as.
Se trata de la Escuela Campesina en Agroecología de Lavalle, el Bachillerato Popular Violeta Parra del barrio La Favorita y el CENS “Alejandra Soto” de la Casita Trinitaria en Km11 Guaymallén. Tres centros educativos que vienen cumpliendo una tarea socioeducativa vital para las comunidades de las zonas.

El día 28 de diciembre pasado, la Dirección de Gestión Social y Cooperativa dependiente de la DGE, notificó a tres instituciones educativas de la provincia, su próximo cierre.

El cierre de las escuelas de gestión social es una clara decisión política de este gobierno, que privilegia reformas de ajuste en detrimento de proyectos educativos cuya esencia radica en el desarrollo socio- comunitario y de formación inclusiva para el mundo laboral. Este cierre no puede leerse aislado del gran golpe que viene sufriendo la educación pública en general, con un intento de reforma de la ley provincial de educación, con el no reconocimiento de la tarea realizada por trabajadores/as de la educación y estudiantes en medio de una pandemia que puso al descubierto la profunda desigualdad educativa que gestiona este gobierno y con una paritaria a la baja.

Repudiamos todo cierre de escuelas ya que ello implica la vulneración del derecho efectivo a la educación; la inestabilidad como forma de relación laboral y el desconocimiento de la función social que cumple la educación.

En medio de una pandemia que este gobierno pretende “administrar” con un mensaje de responsabilidad individual, la gestión de Suárez-Thomas (en continuidad con las políticas de Cornejo – Correas) vuelve a descargar la crisis sobre los/as que menos tienen. Ratificamos que es el Estado quien debe garantizar la educación y es el principal responsable de la deserción y desgranamiento educativo. No hay una clara planificación educativa que implique inclusión educativa con aprendizaje, sino un sinnúmero de resoluciones “desde arriba” que definen el destino de las comunidades educativas.

El ajuste en educación impacta en la totalidad social, afecta a estudiantes, trabajadores, a los proyectos de cada territorio. Repudiamos la forma arbitraria del gobierno provincial que cierra con un desconocimiento absoluto de las realidades de cada comunidad, sin importarle las condiciones de vida de cada lugar y que ha sido gracias al trabajo de las organizaciones y desde los CENS que se reinventan formas de vida digna. Estas escuelas son las que sostienen y acompañan donde el Estado no aparece, omite y por lo tanto vulnera derechos sistemáticamente.

Las escuelas están organizadas para resistir el atropello del gobierno provincial sobre el derecho a la Educación y el derecho al Trabajo. Desde el SUTE nos solidarizamos, estamos en alerta y tomaremos las medidas de conjunto frente a cualquier decisión afecte la situación laboral de los/as compañeros/as y el ingreso, permanencia y egreso de muchos/as estudiantes.

Convocamos a la movilización del 30/12 a las 18,30hs desde el Nudo Vial.
Esto se para en la calle, con unidad y organización.

#NoAlCierreDeCensDeGestiónSocial
#No Al Cierre de Escuelas
#La Deuda Es Con El Pueblo
#Más Para Educación

SECRETARIADO EJECUTIVO SUTE

Previous DECRETO DEL GOBIERNO: de la negociación simulada a la extorsión y el castigo
Next Se largó la temporada en los campings del SUTE a pleno sol y con protocolo para cuidarse