Comunidades educativas al filo de la tragedia. ¡El costo de la presencialidad no puede ser la vida misma!


“Nuestra vida está en peligro. El gobierno no nos cuida, nosotras/os nos tenemos que cuidar. Fue la frase recurrente de docentes y celadores/as ayer en las redes en la jornada de zonda intenso, mientras volaban (se viralizaban) también las fotos de árboles caídos, voladuras de techo, tendidos eléctricos en el piso, etc.

La DGE y el gobierno vienen jugando hace rato con la vida de trabajadores/as y estudiantes, poniéndonos al filo de la tragedia. A las malas condiciones edilicias de las escuelas, se le sumó el peligro del viento zonda. Pese a las advertencias de Defensa Civil (alerta amarilla y naranja) por la intensidad del mismo, se esperó hasta último momento para tomar una decisión. La suspensión de clases llegó tarde y solo para el turno vespertino y noche. Afortunadamente, no hubo que lamentar vidas. ¿Hasta qué punto arriesgar la vida de las y los ciudadanos con el alerta en la mano?

Las imágenes que sorprendieron a los y las mendocinas en la Capital, con árboles añosos caídos en la vía pública y destrozos en general, hablan por sí mismas. (ver en galería) Son realmente graves y se repiten en patios, entradas y zonas aledañas, rutas, huellas y parajes cercanos de escuelas en toda la provincia.

A las enfermedades que se agudizan con el zonda (alergias, asma y cardíacas) y al malestar , se sumó la negligencia de un gobierno que prioriza las estadísticas de la presencialidad en pandemia por sobre la vida misma.

Frente a lo expuesto, desde el SUTE repudiamos el accionar del gobierno.

¡Basta de poner en riesgo nuestra vida!
Seguiremos exigiendo escuelas en condiciones para una presencialidad, en pandemia, «realmente» cuidada y suspensión de clases inmediata frente a cualquier alerta de Defensa Civil.

«No somos rehenes de propaganda electoral «

SECRETARIADO EJECUTIVO SUTE

Previous Nuevo acuerdo paritario de Equiparación de Suplentes: pasos a seguir
Next Situación de las jubilaciones docentes: