En pandemia, también contás con nosotras


Siguen funcionando las Consejerías de Género del SUTE en red de acompañamientos y cuidados emergentes.

En Argentina no han cesado los casos de violencia de género durante la cuarentena. Todos los días amanecemos con la triste y lamentable noticia de la muerte de una mujer más en manos de su femicida. Ya son 38 en lo que llevamos de aislamiento.

Aunque el aislamiento social, preventivo y obligatorio es una medida importante, no alcanza cuando una mujer convive las 24hs. con el agresor. La cuarentena puede convertirse en una situación de vida o muerte para muchas mujeres. Las denuncias por violencia de género han aumentado exponencialmente, dando cuenta el riesgo que significa el aislamiento obligatorio para quienes conviven con todo tipo de violencia.

Si  en medio de la emergencia socio-sanitaria no se incluye la emergencia en violencia de género y se refuerzan específicamente los puntos más débiles de esta problemática, seguiremos lamentando más abusos y femicidios evitables.

Hasta el momento, el gobierno sigue estando por detrás de las iniciativas que surgen desde el entramado social, compuesto por organizaciones sociales y agrupaciones feministas que realizan estas tareas de manera voluntaria y cotidiana. Por eso se reforzó la red de acompañamiento que el sindicato venía trabajando.

Lejos de encontrarnos calladas o aquietadas, la práctica está demostrando que la estructura más profunda emerge activa y en primera línea.

Sin romper los protocolos sanitarios, las redes de solidaridad, el trabajo en conjunto con del movimiento de mujeres y feministas y el armado territorial que cuenta con años de experiencia y lucha, nos permitieron la unidad en acción que veníamos tejiendo de manera horizontal por abajo. Esto resulta determinante en este contexto excepcional.

Desde el primer día del aislamiento social preventivo, desde el SUTE nos  propusimos estar presentes para seguir acompañando a las compañeras ante situaciones de violencia. Por esto, las Consejerías de Género siguen funcionando en forma virtual y telefónica, para lo cual habilitamos 16 números para la atención, asesoramiento y acompañamiento trabajadoras de la educación en situación de violencia. También hemos recibido llamadas de otras mujeres que lo han necesitado.

En los primeros 40 días de aislamiento hemos acompañado a 35 mujeres de toda la provincia. Son 35 mujeres a las que les llegó nuestra información y pudieron acudir por ayuda, asesoramiento y acompañamiento; 35 mujeres que han podido resolver una parte del proceso que implica reconocer que la situación de violencia e incluso activar la desvinculación con su agresor.

Reproducimos en esta nota las estadísticas y datos principales de estos acompañamientos en aislamiento, y un primer análisis que hacemos de estas 35 consejerías:

Se pusieron el contacto 35 mujeres en situación de violencia, entre celadoras, docentes, directoras y madres y/o o estudiantes de escuelas. Del total, casi el 90 % ha vivido violencia psicológica, y más del 60% violencia física, casi el 60% violencia económica, sobre todo en el caso de celadoras.

Las celadoras son el sector más pauperizado y con condiciones laborales altamente precarizadas. Ante la decisión de desvincularse del agresor, la primera dificultad que encuentran es la variable económica. En el caso de las docentes y directoras acompañadas solo un porcentaje menor vivieron violencia económica.

Así mismo, es importante resaltar que casi el 90 % de las mujeres acompañadas vivieron violencia en el ámbito familiar, por parte de sus parejas varones, el 14% ha recibido violencia laboral por parte de autoridades de la DGE, sobre todo al informar sus licencias o ante el pedido de un posible y futuro traslado lejos del agresor. El 17% han sido violentadas por personal policial, ejerciendo violencia institucional.

El 65% de las mujeres que hemos acompañado en estos cuarenta días de aislamiento han realizado denuncias a sus agresores, a través del asesoramiento y acompañamiento de las consejeras y de la red de articulación de distintas organizaciones y organismos (CORREPI, Dirección de la Mujer, Género y Diversidad – Suprema Corte de Justicia, Hermanadas). Si bien es muy importante denunciar las violencias, creemos más 

importante la desvinculación y la protección integral de las mujeres, por ello impulsamos que las mujeres tomen recaudos a la hora de hacer las denuncias y no se expongan a mas peligros. Fuimos elaborando también protocolos de actuación sobre esto, que nos permitieron acompañar en forma segura.

Para las mujeres que integramos las consejerías, es fundamental:

  • Estar atentas/os y actuar con CELERIDAD si escucho, veo o me entero de alguna situación de violencia o maltrato, o si alguna mujer se pone en contacto conmigo.
  • Ponerse en CONTACTO con alguno de los números publicados, línea 144 o las 16 líneas de las consejerías.
  • Empatizar con la situación, no prejuzgar. ESCUCHAR ATENTAMENTE. NO DAR CONSEJOS SIN SABER. REALIZAR UNA DERIVACIÓN RESPONSABLE Y SEGURA.

Las mujeres que se encuentran en esta situación deben CONFIAR EN SÍ MISMAS y AUTOPRESERVARSE.

Si lo necesitan, deben seguir pautas:

  1. Pedir ayuda.
  2. Si hay una discusión que se alejen de lugares donde haya objetos peligrosos.
  3. Salir corriendo de la casa si lo necesitan. Es una causa de fuerza mayor. Si lo haces, llévate los productos de primera necesidad a mano. DNI propio y de los hijos/as.
  4. Si decides denunciar, en las comisarías deben atenderte. O podes llamar al 911 o escribir a denuncias.jus.gov.ar

Aún sin cifras oficiales por parte del Estado, es evidente la situación de peligro en la que se encuentren las mujeres. Hay una emergencia que no se declara y hay un presupuesto nacional que sigue congelado: $11.50 por mujer. Siguen faltando refugios o asistencia económica. Un plan de emergencia por parte del Estado tendría que garantizar medidas básicas en el marco de la pandemia. Mientras tanto, seguimos alertas y visibilizamos la situación.

No estamos solas, estamos organizadas.

SINDICATO UNIDO DE TRABAJADORES/AS DE LA EDUCACIÓN

Previous Desde el SUTE impugnaremos el Memo de la DGE sobre asistencia de celadores/as
Next AVANCES EN LLAMADOS A SUPLENCIAS