Final de clases sin merienda


El 29 de noviembre el gobierno suspendió la provisión de merienda en todas las escuelas de la provincia, es decir, dos semanas antes que terminen las clases. Por esto, comunidades y trabajadores/as de escuelas de zonas vulnerable reclaman por la restitución las 286.000 raciones de refuerzo alimentario.

La respuesta del gobierno ha sido insuficiente: la DGE anunció que va a proveer de meriendas a las escuelas que, mediante “un trámite administrativo” lo  soliciten. La respuesta debería ser el envío de merienda en idénticas condiciones, sin ningún trámite de por medio, hasta el 13 de diciembre. No les bastó el recorte de leche y fruta durante del año, sino que la tijera ajustar directamente deja sin comer durante dos semanas a miles de niños, niñas y adolescentes.

Desde el SUTE venimos advirtiendo que, frente a la grave crisis social y económica, el Estado debe adoptar políticas que garanticen los derechos más elementales. Alimentarse para poder aprender es uno. Pero está ausente.

Hemos denunciado a lo largo del año la situación y acompañado a varias comunidades por la disminución de las raciones y el reemplazo de la copa de leche por otras infusiones carentes de valor nutritivo. Este lunes 2 de diciembre por la mañana estuvimos junto a la comunidad del oeste de Godoy Cruz,  por la restitución de la merienda.  Sabemos que son muchas las escuelas en el territorio provincial en donde sucede lo mismo.

Hacemos responsable al gobierno por la política brutal de ajuste e indiferencia sobre las comunidades más carenciadas y exigimos la restitución inmediata y automática de las meriendas  en todas las escuelas de la provincia.

Con hambre no puede aprender

#MásParaEducación

 

 

Previous SUTE presentó acción judicial colectiva
Next Sexto y último encuentro de la «Cátedra abierta de Derechos Humanos»