La comunidad abraza a la Esc. Federico García Lorca en medio del desamparo


El incendio de la Esc. 4-072 Federico García Lorca fue noticia provincial. Todos los medios dieron cuenta de lo sucedido y todos hablaron de “robo”, “incendio”, “vandalismo”. Pero eso es apenas una parte de la realidad.

Hay una mayor, que es la solidaridad para superar las pérdidas materiales y también las pérdidas morales. Porque a todos/as duele lo sucedido. Diferentes escuelas y hasta la biblioteca popular del barrio se han comunicado para donar libros y así, con lo poco que tienen otras instituciones educativas, ayudar a recuperar algo de la lo perdido.

Para quienes trabajamos todos los días sosteniendo el sistema educativo no es nuevo. ¿Cuántos de quienes leen esta nota ayudaron alguna vez a pintar pizarras o escuelas completas, compraron merienda o fotocopias para sus estudiantes, pidieron donaciones de zapatillas o abrigo? Esa misma solidaridad, ese gesto de la dignidad no perdida es el que impulsa a muchos/as dar una mano a la Esc. Federico García Lorca.

También es parte de la realidad –y esto es lo que los medios omiten y que el gobierno decide desconocer– la pobreza, la violencia, el abandono de las comunidades de la zona del oeste de Godoy Cruz. Allí la crisis social crece y las consecuencias de esta se agravan. Tampoco esto es novedoso para quienes trabajamos a diario los barrios populares más golpeados por el ajuste y la precarización de la vida: el hambre, el consumo problemático, las peleas de bandas son moneda corriente en muchos territorios. Es allí donde el Estado debería actuar, resolviendo problemas de fondo y no responsabilizando a los/as trabajadores/as de la educación que ponemos el cuerpo en esas escuelas.

Entre tanto desamparo estatal, la comunidad dice presente una vez más. La solidaridad es fundamental, no solo porque ayuda a sostener un sistema educativo desvencijado, última línea de contención en medio de tanto derrumbe social. Sino también, porque es la base para la unidad que necesitamos para que todas las exigencias al gobierno se vuelvan realidad: más presupuesto para los edificios escolares, más para los recursos pedagógicos, para becas, merienda, para el salario de todos/as.

Llamamos a seguir colaborando para poner en pie la biblioteca nuevamente. Y exigimos al gobierno provincial y municipal que avance sin dilaciones ni excusas en los arreglos edilicios de la escuela, en la reposición de todo el material perdido y que arbitre todas las medidas necesarias para atender las situaciones que generan estos hechos de violencia.

Donaciones para la biblioteca de la escuela: 2614-285844

#ElAusenteEsElGobierno

#MásParaEducación

Previous A sala llena, se inició "Ciclo de Teatro en el SUTE"
Next Triunfo de la lucha: suspensión de la Res. 147 sobre SOEs