Ningún retorno a la presencialidad sin acuerdo de los/as trabajadores/as: abran paritarias


Desde el SUTE presentamos carta documento a la DGE, exigiendo que no innove en retornos presenciales por fuera de la normativa vigente y convoque al ámbito paritario para discutir la situación epidemiológica, muestre toda la información y así analizar las condiciones de las escuelas.

 Ante los anuncios de la DGE, y ante la situación de diversos establecimientos (técnicos, educación superior, etc.), donde se comienza a preparar retornos por fuera de las condiciones necesarias, enviamos Carta Documento a DGE.

En cuanto a la situación sanitaria y epidemiológica de la provincia, ¿con qué mapa de distribución, concentración y circulación comunitaria del COVID-19 se está moviendo el gobierno provincial para tomar tamaña decisión? ¿Cuenta con la autorización de Nación? Deben hacer público el mapa de indicadores de riesgo y ponerlo a consideración del sindicato.

En cuanto a las condiciones de las escuelas, cualquier reacondicionamiento para el regreso a la presencialidad incluye mínimamente hacer efectivas normas de bioseguridad. Para ello se necesita inversión presupuestaria.

Lamentablemente las escuelas de la provincia siguen sin reunir los requerimientos mínimos: baños rotos, faltante de agua y servicios básicos, aulas sin ventiladores, infraestructura con obras sin finalizar, baja o nula conectividad a redes de internet.

¿Qué sucede con los nuevos insumos indispensables cómo termómetros digitales y otros elementos para garantizar el cumplimiento de los protocolos?

No aceptamos que se hable de retorno a clases o abrir escuelas, porque las escuelas no  están cerradas ni hemos dejado de enseñar: son directivos y celadores/as, docentes y miembros de SOEs quienes han estado permanentemente en contacto presencial con la comunidad, mientras se sostiene la educación virtual de emergencia.

Con esta acción, se juega una doble revictimización de quienes menos tienen: al tener “trayectorias débiles”, como gusta categorizar al gobierno, los/as estudiantes deberán recuperar contenidos en un mes que es lo que resta para la finalización del ciclo lectivo. Y serán los/las más expuestos/as a contagiarse del virus. Lejos de garantizar derechos se los vulnera. ¿Qué proceso de aprendizaje van a transitar estos estudiantes? ¿Con cuáles herramientas? ¿Es posible construir vínculo pedagógico en tan pocos días?

 Cuestionamos, también, el “semáforo” nacional, que constituye una concesión política, antes que una resolución seria, que libra a las jurisdicciones a su suerte, desresponsabilizándose de lo que ocurre en distintas partes del país. Lo único que se busca es una “foto” con chicos/as doblemente vulnerados/as. Mientras, seguirán en sus casas los/as niños/as con familias que puedan garantizar la conectividad y recursos que el Estado no garantiza a quienes menos tienen.

 Seguimos reclamando conectividad, dispositivos y acompañamiento, tanto para las familias como para los/las docentes. No es viable el regreso a la presencialidad sin una planificación pedagógica, sanitaria y laboral discutida por la comunidad educativa y con los/as trabajadores/as de la educación. Urge que el gobierno de Suárez-Thomas convoque a paritarias. Por nuestra parte, llamamos a continuar debatiendo y organizarnos en acciones que profundicen el plan de lucha.

 

SECRETARIADO EJECUTIVO SUTE

Previous DÍA DEL/A CELADOR/A
Next El periodismo "panza arriba" que desconoce la realidad