Operativo Aprender: mayor control como respuesta a la vulnerabilidad pedagógica y social


El día 3 de septiembre del corriente en las escuelas secundarias orientadas y técnicas públicas y privadas del país se llevarán adelante las ya conocidas evaluaciones en el marco del Operativo Aprender 2019.

En esta ocasión, estudiantes de 5to año serán evaluados/as en Matemática y Lengua. En el caso de Mendoza, además de este dispositivo, en una muestra de 12 escuelas los/as estudiantes deberán realizar una evaluación en las áreas de Ciencias Naturales y Formación Ética y Ciudadana.

Si miramos el portal educativo, notamos una gran publicidad sobre el Operativo: material para los/as aplicadores/as (docentes), coordinadores/as de cabecera y veedores/as. A esto se le suma, afiches para la comunidad, para las familias y para los/as estudiantes. Es decir, claras especificaciones y marketing para los/as que intervengan de este Operativo.

Desde que estas pruebas se realizan hemos planteado nuestra oposición. Vale aclarar que la misma no implica un rechazo a la evaluación (instancia necesaria en cualquier proceso de aprendizaje) sino precisamente a estas formas de evaluar. Desde la perspectiva de las reformas educativas en curso -cuyos ejes son la mercantilización educativa y la precarización de los contenidos y la búsqueda incesante del “perfil” de egresado/a que necesita el mercado- el Operativo Aprender viene a “medir”, “contrastar”, “controlar” y elaborar un ranking de perdedores/as y ganadores/as. A su vez, refuerza circuitos educativos profundamente relacionados a los grupos sociales en los que se divide nuestra sociedad.

El Operativo Aprender resulta, entonces, un instrumento inválido para conocer las realidades pedagógicas de los/as estudiantes y menos aún para la elaboración de políticas públicas que impliquen el mejoramiento de las condiciones de aprendizaje de adolescentes y jóvenes.

Estas evaluaciones son:

  • Descontextualizadas: suponen un ideal de estudiante que se repite a lo largo y ancho del país.
  • Estandarizadas: un mismo formato evaluativo para todos/as, sin contemplar la singularidad de las comunidades educativas.
  • Desvalorizan el conocimiento y rol docente: la tarea de los/as trabajadores/as de la educación en este operativo es meramente de aplicador/ veedor/ coordinador.
  • No aportan conocimiento real sobre las necesidades de estudiantes en el marco de un tejido social cada vez más fragmentado.

Con evaluaciones aprender, precisamente no se aprende, sólo se mide. Necesitamos evaluaciones que introduzcan las múltiples realidades escolares y sociales y en ello los/as trabajadores/as de la educación y la comunidad no podemos ser los/as convidados/as de piedra de siempre.

Tenemos vastos conocimientos para aportar, siendo uno de los más preciados, el conocer a nuestros/as estudiantes, sus trayectorias y el estar cotidianamente en la tarea educativa.

Por ello decimos:

  1. No al operativo aprender 2019.
  2. Por condiciones dignas para aprender y enseñar.
  3. Por un congreso pedagógico nacional.
  4. Más presupuesto para educación.
  5. Por reformas educativas contextualizadas, con la participación de los/as trabajadores/as de la educación y al servicio de nuestro pueblo.
  6. Por el cese de toda forma de persecución y disciplinamiento.
  7. Por una educación pública, gratuita, laica, científica y liberadora.

Secretaría de Educación
SECRETARIADO EJECUTIVO SUTE

Previous 30 de agosto - Día Internacional de las Personas Detenidas Desaparecidas
Next Pérez Esquivel se solidarizó con los/as compañeros/as del SUTE imputados/as