Padres de la Escuela Ghilardi cortan la calle Brandsen por falta de calefacción


La falta de interés por la educación y la baja en el presupuesto educativo 2018 queda en evidencia, una vez más, en la realidad que le toca vivir a las comunidades educativas de la provincia.

Cansados de que sus hijos pasen frío, padres de alumnos de la Escuela N°4-232 “Teresa Ghilardi de Martín” de Luján de Cuyo, decidieron realizar un corte en calle Brandsen de Perdriel, donde está ubicado el establecimiento.

La medida es porque no tienen calefacción en la escuela y hay temperaturas bajo cero.

Desde el 7 de marzo la comunidad educativa empezó a reclamar por el gas. Ese día retiraron los medidores y hasta el momento no los volvieron a instalar.

“La escuela tiene calefacción central pero no funciona porque no hay gas. Han traído unos caloventores pero cuando están todos enchufados saltan las térmicas. Entonces, prenden uno en un aula y lo apagan en la otra. Debido a las bajas temperaturas registradas los alumnos y trabajadores sufren el frío que ha provocado que muchos de ellos se enfermen”, sostuvo Roberto Garcés, Prosecretario Gremial del SUTE.

Desde la DGE aducen que no hay motivos para la suspensión de las clases, pero los padres de los alumnos se cansaron y hoy no mandaron a sus hijos a clases. En la asamblea que tuvieron, decidieron cortar la calle Brandsen en señal de protesta.

“Se espera la presencia de autoridades de la DGE para que den explicaciones y una fecha cierta de resolución del problema. Quieren soluciones concretas”, dijo Garcés.

En tanto Marcela, madre de dos alumnos que van a la Escuela expresó: “tengo dos hijos en la escuela, uno en turno mañana y otro turno tarde. El 7 de marzo hubo una pérdida de gas. Vino infraestructura y Ecogas se llevó el medidor. Desde entonces, estamos esperando que traigan el medidor y por lo tanto, no hay gas en la escuela y los chicos pasan mucho frio porque no se pueden calefaccionar. En este momento tenemos 2 grados bajo cero y la semana pasada hemos tenido temperaturas más bajas aún. Como paliativo mandaron caloventores, pero cuando se encienden todos salta la térmica, así que no es la solución para nuestro problema. Por todo esto, los padres hemos decidido  hoy, no mandar los chicos a la escuela hasta que infraestructura solucione el problema. Muchos chicos están enfermos y no vamos a permitir que se sigan enfermando”.

Previous Nuestra solidaridad con docentes y estatales de Chubut
Next Los/as Trabajadores/as de la Educación seguimos en lucha