Plenario Provincial Ordinario: las escuelas aprobaron la línea gremial del FURS


Con el apoyo de la mayoría del Plenario y la mayoría de las escuelas, se ratificó la política de la conducción actual. La Memoria y el Balance fueron aprobados por unanimidad por los 198 congresales de todos los departamentos.

Entre los objetivos centrales, la Línea Gremial aprobada se propone: profundizar las campañas de #MásParaEducación; la campaña #ElAusenteEsElGobierno contra el ítem aula y para concientizar a la comunidad sobre la situación actual del sistema educativo; ratifica el norte estratégico del salario igual a la canasta familiar en un cargo (18hs. cátedras) para todos/as; seguir recuperando la paritaria para resolver nuestras demandas y reclamos y construir un gremio con perspectiva de género.

Con estas definiciones, ratificamos el camino trazado hasta aquí de un sindicato combativo, que lucha en la calle para conquistar las demandas necesarias, democrático e independiente de todos los gobiernos.

Al cierre, se votó por unanimidad pasar a cuarto intermedio el Plenario Extraordinario para poder participar de la concentración en Plaza Independencia contra la represión a los/as trabajadores/as de la educación de Chubut. La fecha de la continuación del mismo será confirmada en breve y se realizará en un departamento del sur provincial.

Destacamos que el plenario sesionó en repudio a la represión sufrida por los/as trabajadores/as de Chubut, en solidaridad con el pueblo de Chile y todos los pueblos de América Latina que se enfrentan a las políticas de ajuste. También tuvieron su espacio, al inicio, trabajadoras de la Cooperativa La Terre, que contaron su lucha por la expropiación de la fábrica para las decenas de familias que la sostienen y que la pusieron a andan luego del vaciamiento de sus antiguos patrones.

Sigamos construyendo SUTE desde las escuelas, sigámonos fortaleciendo en la unidad y la lucha por #MásParaEducación.

Previous Juan Manuel Duarte presenta el libro: Genes, células y cerebros
Next No al golpe en Bolivia: fuera el imperialismo de América Latina