Reclamamos estabilidad laboral y salarial para todos/as en medio de la pandemia


Mendoza, 26 de marzo de 2020

#MásParaEducación

#LaDeudaEsConLaEducación

 

Lic. José Thomas

Director

DIRECCIÓN GENERAL DE ESCUELAS

 

Por la presente, Sebastián Henríquez, DNI 27.298.427, Secretario General del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (S.U.T.E.) me dirijo a Usted para solicitar nuevamente una serie de medidas tendientes a garantizar la plena estabilidad laboral de los/as trabajadores/as de la educación para que no se produzcan bajas de docentes y celadores y para que se retrotraigan las ya concretadas durante este período. Solicitamos también una actualización salarial urgente, comenzando por el pago de la ayuda útiles y vestimenta de celadores.

Antes de decretarse el aislamiento preventivo, social y obligatorio (DNU presidencial 297/20), presentamos un pedido idéntico a éste, como respuesta a la suspensión de llamados a suplencias docentes y contraturnos de celadores desde el lunes 16/3. En ese pedido, solicitamos también la renovación automática de licencias, sin merma en el cómputo de las mismas, para evitar bajas por altas de las mismas.

Estas, y todas las medidas que allí planteamos, se han vuelto más acuciantes ante el panorama actual. Tenemos docentes y celadores/as que no pueden acceder a suplencias, ni a programas como Jornada Extendida. Hay docentes y celadores/as que serán dados de baja por diversas razones administrativas, quedándose sin sustento alguno y sin obra social, en el medio de una situación de esta gravedad. El propio gobernador de la provincia planteó pedir una “prohibición de despidos” al Poder Ejecutivo Nacional en el artículo 4º del Decreto 384/20: acá tienen la oportunidad de dar el ejemplo. Agregamos también, que de producirse bajas injustificadas, estamos en una indefensión mayúscula porque el artículo 8º del mismo Decreto 384/20 suspendió procedimientos y plazos administrativos, que nos dejan sin defensa efectiva inmediata.

A esto debe agregarse la suspensión de las paritarias, antes del aislamiento obligatorio, que nos dejó sin espacio donde plantear y acordar estas medidas urgentes.

En este sentido, ese necesario que se atienda también la emergencia salarial. No sólo por la pérdida inflacionaria, sino porque muchos/as compañeros/as que tenían otros sustentos para poder mantenerse, los han perdido por la parálisis de gran parte de la actividad económica. Es decir, no son familias que siguen con los mismos recursos, sino con muchos menos.

Por todo esto, exigimos respuesta inmediata, a la altura de las circunstancias.

Lo saluda,

Sebastián Henríquez

Secretarid General del SUTE

Previous La miseria de los bolsones de la DGE: otra vulneración de derechos
Next Solidaridad con los/as trabajadores/as de casinos