Sobre la unidad del movimiento obrero y la situación del SUTE en la CTA


Desde el Secretariado Ejecutivo del SUTE, hemos decidido abrir una discusión importante al conjunto de las escuelas: cómo profundizar la unidad de los/as trabajadores/as en la situación actual de las centrales sindicales. En especial, nuestra pertenencia a determinada central de trabajadores.

Venimos haciendo un enorme esfuerzo por la unidad de acción de todos/as los/as trabajadores/as. Acabamos de hacer un llamado público al conjunto de los/as estatales, en primer lugar, a unificar más allá de cualquier división formal, en un frente único por la reapertura de paritarias y contra el ajuste en curso. No hemos sido condicionantes, como conducción, para ninguna exclusión y hemos garantizado, siempre que pudimos, la unidad más amplia. Cada movilización del SUTE ha sido acompañada y hemos participado en toda acción unitaria.

No obstante, las divisiones “por arriba” entre centrales que no tienen legitimidad por abajo se han vuelto un obstáculo enorme para dar un salto en calidad en esta política de unidad. La conducción actual de nuestra Central, la “CTA de los trabajadores”, no propicia ningún debate en su seno, no convoca a ninguna instancia de discusión abierta y se ha abocado a la interna del SUTE. Para este internismo, usan los recursos y el tiempo que deben usar para organizar al conjunto de los trabajadores más allá del SUTE. Llega incluso a paralelizar al sindicato.

En Mendoza, esta CTA-T, ya comenzó a perder sindicatos por esta política de internismo y divisiones (APEL y, muy pronto, SIPES). Porque no sólo lo hace con el SUTE, sino que llegó al extremo de crear sindicatos como meros sellos para paralelizar a otros sindicatos de base, desorganizando y dividiendo al conjunto, como en la UNC o en Salud. Es decir que, no sólo no organiza, sino que se usa la estructura de la CTA-T para internas o para vaciar sindicatos. Por eso, hoy, ya no tiene más que dos sindicatos (SUTE y Casino).

La culminación de este vaciamiento, desorganización e internismo es una lista oficial que expresa básicamente una interna del SUTE con un secretario general que no pisó una escuela en su vida, que es empleado del SUTE, y que se postula como dirigente docente. Una conducción que se sienta a acordar con Cornejo cómo intervenir el SUTE con la complicidad del Ministerio de Trabajo y a acordar licencias para luego usarlas en esa misma interna. Para esto quieren la CTA: para usarla contra el SUTE.

¿Por qué desestimamos dar la contienda electoral? Porque se hace sobre un padrón que no se limita a afiliados aportantes de sindicatos de base, sino a “afiliaciones directas”, sin aportes ni pertenencia a algún sindicato. Es decir, un padrón de partidos patronales, inflado, al que sólo le deben faltar muertos.

Es importante, también, recordar que esta CTA-T surge de la ruptura de la CTA en el 2010, con mutuas acusaciones de fraude. De esa ruptura, surgieron dos CTA. Hoy, ya son tres CTA.  En ese entonces, no se dio ninguna discusión al respecto: la conducción del SUTE de ese momento decidió dejarnos en la CTA-T que ellos conducen desde entonces. Nunca fuimos parte de ninguna discusión ni hubo plenario para decidir. Simplemente, nos arrastraron atrás de sus intereses.

Y ahora, este arrastre, tiene un capítulo especial a nivel nacional con las declaraciones públicas y oficiales del Secretario General de la CTA-T, Hugo Yasky: “Hemos asumido el compromiso desde la CTA, queremos ir a una CGT con una conducción que tenga la decisión de pelear contra el ajuste” (1). “La unidad es una necesidad para poder enfrentar a esta ofensiva que, como nunca, va contra los trabajadores. Así las cosas, la CTA resolvió ser parte de la CGT, en caso de que podamos concretar una convocatoria para elegir una conducción que represente la lucha de los trabajadores”. (2) Es decir, ya está resuelta la disolución de la CTA, aunque no tenemos noticia de ninguna instancia de debate al respecto. Y la decisión depende de los acuerdos políticos de la conducción actual con un sector determinado de la CGT.

En conclusión: tenemos tres CTA, sin fuerza. La nuestra, dedicada a la interna del SUTE y a los acuerdos con Cornejo. Sin posibilidad de discusión y, hoy, hasta su propio secretario general a nivel nacional propone disolverla.

Irnos de la CTA de los trabajadores no supone dejar nuestra confederación (CTERA) y, de hecho, hay sindicatos de base de CTERA dirigidos por la Celeste, como UEPC (Córdoba) que no están en la CTA. Tampoco supone ningún problema legal ni faltar a ninguna obligación. Y será el plenario de línea gremial de este año el que defina a qué Central pertenecer. Mientras, seguir impulsando la más amplia unidad, como ya venimos haciendo.

Por eso, abrimos esta discusión y hacemos una propuesta concreta:

  • Seguir impulsando la convocatoria a la unidad de todos los sectores por encima de las divisiones. Seguir convocando a un plenario de delgados de base de todo el Estado y a mesas de coordinación intersindicales amplias.
  • Retirar inmediatamente al SUTE de la “CTA de los trabajadores” y abrir un proceso de discusión sobre a qué central pertenecer y el método para hacerlo. La definición a dónde y cómo incorporarse se dará en el plenario ordinario de línea gremial.

 

SECRETARIADO EJECUTIVO SUTE

Notas

1- Link a post: click aquí.

2- «Yaski adelantó que la CTA volverá a la CGT». Ver link en Destape Web: click aquí.

http://www.infobaires24.com.ar/hugo-yasky-confirm-que-la-cta-vuelve-a-la-cgt/ 

http://www.infogremiales.com.ar/si-es-para-enfrentar-el-ajuste-estariamos-dispuestos-a-volver-a-la-cgt/

http://www.ambito.com/922725-cgt-moyano-quiere-la-vuelta-de-ctera-para-sumar-votos-contra-los-gordos

Previous Propuesta de Mandato para Plenarios
Next Inauguración de la subsede del SUTE Palmira