Sr. Gobernador: escuche a los/as Trabajadores/as de la Educación


 ¡Abran paritarias Ya!

Cada vez que el gobierno saca una exigencia burocrática nueva, desde sus oficinas, se siente como un insulto, como un ninguneo.  Imponen y confunden

Cansados/as, hartos/as, enojados/as, de que la DGE se dedique especialmente a hacernos más angustiante nuestra tarea y nuestra vida cotidiana en el medio de esta crisis.

Pero no sólo cada uno/a de los trabajadores de la educación, sino estudiantes y familias nos tenemos que adaptar y readaptar a sus arbitrarios cambios de directivas cada semana

Saturados/as de tareas, pero sobre todo de exigencias ridículas,  de informes y más informes, de tiempo y tiempo para pedirnos cosas que no corresponden y que no ayudan en nada a los/as estudiantes ni a nosotros/as.  Angustiados/as y sin “vida propia”, porque nos consume hasta el tiempo del  descanso y del cuidado afectando a nuestras familias, siendo que la mayoría somos mujeres; sin recursos, gastando el salario que no alcanza en los medios de trabajo (internet, computadora, celular, etc.) que el gobierno no nos da, cuando es su responsabilidad y encima persiguiéndonos cuando les ponemos un límite a su prepotencia e ignorancia sobre lo que nos está pasando.

 

Hartos/as de su cinismo e insensibilidad: tenemos cientos/as de compañeros/as sin trabajo porque todavía no llaman a suplencias para cubrir horas y cargos vacantes y programas como Jornada Extendida, mientras nos presionan y amenazan a otros/as para ocupar esos espacios, gratis, con más sobrecarga. Llegan a la desvergüenza de convocar a nuestras compañeras docentes en Cambios de Funciones, para “proponerles” que cubran voluntariamente esas suplencias, atacando sus derechos y el derecho al trabajo de quienes están desesperadas porque no tienen cómo sostener a sus familias.

 

Tampoco les importa el riesgo que corren celadores/as y directivos cada vez que los obligan a abrir las escuelas convocando sin protocolos de seguridad y sin elementos de prevención serios.

 

No sorprende, entonces, que se hagan los desentendidos sobre la situación de nuestros/as estudiantes y la enorme desigualdad educativa que se profundiza, mientras pretenden sobrecargarnos a nosotros/as de la que es su responsabilidad como Estado. Esfuerzo de nuestra parte para sostener esta educación de emergencia, frente a una desmedida burocracia de parte del gobierno

SECRETARIADO EJECUTIVO SUTE

Previous Día del trabajador/a de la Educación
Next Llamado a suplencias: recurso para enviar a la DGE