Un decreto de ajuste, una maniobra para disciplinar y dividir


Este lunes 18 de enero, el gobernador Rodolfo Suárez anunció en conferencia de prensa el contenido de decreto salarial para los trabajadores/as del Estado que no aceptamos la propuesta realizada en paritaria: para el sector de educación, el 20% en tres tramos más el bono en negro de $54.000 en doce cuotas.

El decreto, en primer lugar, reafirma la falta total de voluntad del gobierno de dialogar en el ámbito democrático en el cual deben tomarse estas decisiones: la paritaria. Presentar una única propuesta, desoír las necesidades reales y exigir que se acepte, o bien, amenazar con decreto, no es dialogar.

En segundo lugar, la propuesta es miserable por varios motivos:

  1. No recompone el 36% del salario perdido en 2020, año en el cual los/as trabajadores/as del Estado sostuvimos todo los derechos como salud, educación y justicia solamente con nuestro esfuerzo. El decreto equivale a 0% de recomposición.
  2. El monto del 20% en tres tramos ni siquiera responde a una proyección seria de la inflación para este año. Por ejemplo, el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central estima un 53,8% para todo el año. Es decir, más de un 30% por encima que el aumento decretado.
  3. El decreto tiene montos en negro que no serán parte del piso desde el cual se negocia el salario en una próxima paritaria, que destruyen la escala salarial de antigüedad, zona, jerarquía, etc. y que, además, afecta enormemente a compañeros/as prontos/as a jubilarse. Es (un poquito de) pan para hoy y hambre (mucho) para mañana.

Por todo esto, seguimos luchando por paritarias ya y por un aumento en blanco, que recomponga lo perdido e indexado a la inflación.

Un capítulo aparte merece la actitud divisionista y disciplinadora de Suárez. Anuncian a través de las cámaras que se han reunido con «los gremios». No dicen que tales gremios no tienen la representación legal para paritar en nombre de los/as trabajadores/as de la educación. Solo el SUTE la tiene, puesto que nuclea a 26.000 trabajadores/as y representa a 60.000. Con eso, Suárez le da alas a oportunistas que buscan medrar en su proyecto personal a cambio de derechos conquistados y demandas sentidas, como terminar con los aumentos en negro

La mezquindad, el oportunismo y las maniobras de división solo alimentan el poder de la patronal. El camino que debemos seguir es precisamente el contrario: la unidad, la lucha en la calle y el NO rotundo a cualquier amenaza o extorsión del gobierno.

Cada vez que dejamos de luchar por lo que es nuestro derecho por miedo a perder, solamente nos confirmamos en la derrota. Es la hora del coraje, de la unión, del «ya basta». Somos quienes sostenemos la educación; somos quienes verdaderamente somos imprescindibles. Y somos miles. Tenemos el poder para conquistar todo lo que nos corresponde. Construyamos el paro y no inicio de ciclo lectivo. Que paguen todo lo que nos deben a nosotros/as y a la educación del pueblo.

#ParitariasYa

#MásParaEducación

#NoInicio2021

SECRETARIADO EJECUTIVO SUTE

Previous Unidad para derrotar la política de ajuste y extorsión del gobierno
Next El SUTE presentará las demandas de los/as trabajadores/as de la educación ante Nicolás Trotta